Apunte

Los silencios del debate

No es presumible que un Gobierno transversal que debería aportar diálogo, sosiego y cierta estabilidad vaya a imponerse tan pronto

Se lee en minutos
Los candidatos a las elecciones catalanas, en el debate de TVE.

Los candidatos a las elecciones catalanas, en el debate de TVE.

En los debates se habla mucho para decir poco, por eso cuando los candidatos se quedan mudos es cuando se expresan mejor. En el debate de TVE Catalunya, el silencio se impuso por tres veces. 

Cuando Laura Borràs prometió reactivar la declaración de independencia (con todo lo que implicó e implicaría de repetirse la jugada) todos permanecieron callados por unos pocos y sorprendentes segundos. Expresaron de forma elocuente el fastidio de los propios políticos (excepto en JxCat, se supone) por tener que replantearse aquel desastre.

Después, Pere Aragonès se dirigió directamente a Salvador Illa interesándose por su predisposición a negociar un referéndum que permita saber cuántos catalanes militan en cada bloque. El candidato del PSC ni parpadeó, probablemente anonadado por la glosa previa de la consulta popular como la madre de la democracia. 

Finalmente, Salvador Illa interpeló a todos en general y a Aragonès en particular (ERC sigue oficialmente sentada en la mesa de diálogo) con un pregunta simple: ¿están dispuestos a negociar dentro de la ley? El mutis de todos los aspirantes fue clamoroso, incluso los más aguerridos constitucionalistas se quedaron sin palabras.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

La impenetrabilidad de los dos bloques de la política catalana sigue siendo alta, a pesar de las esperanzadoras grietas internas observables en ambos bandos. No es presumible que un Gobierno transversal que debería aportar diálogo, sosiego y cierta estabilidad vaya a imponerse tan pronto. Una década de despropósitos cruzados deja un poso de desconfianza y un mapa de heridas que no se esfuman por arte de magia. 

La campaña tampoco es el periodo idóneo para mea culpas, son días de callar mucho sin parar de hablar. Tal vez haya que esperar a la consolidación de los nuevos liderazgos. Se diría que Illa lo tiene más fácil; sus oponentes de bloque se han rendido a los sondeos. Aragonès, en cambio, no goza del reconocimiento de JxCat; Borràs cree en repetir el 'sorpasso' de 2017 y explota los miedos de ERC.