NO SOLO FÚTBOL

La cuesta de enero del Barça

Si usted es culé no se va a aburrir en absoluto, aunque eso no equivale a que vaya a divertirse

Se lee en minutos
Los candidatos a la presidencia del Barça: Toni Freixa, Joan Laporta y Víctor Font.

Los candidatos a la presidencia del Barça: Toni Freixa, Joan Laporta y Víctor Font. / Archivo

Hubo un tiempo en el que aburrirse era algo normal. La gente bostezaba enteras las mañanas y las tardes. Únicamente de uvas a peras acontecía algo que merecía la atención necesaria para ser contado después. Ese mundo falleció en favor del espectáculo continuo que vivimos hoy en día alimentado sin cuartel con historias asombrosas jamás vistas ni explicadas, como que en invierno hace frío y en verano, calor. O que tras la noche llega el día y luego noche otra vez. 

Los periodistas explicamos estos cuentos maravillados, acompañados de gráficos y condimentados con deslumbrantes expresiones de sorpresa e incapacidad por contener la emoción. Lo que sea para mantener desterrado el tedio. Aunque para ello sea menester mostrarse atónitos tras descubrir -¡increíble!- que una mano tiene cinco dedos o que el agua está mojada. Conectamos en directo con nuestro reportero a pie de playa: ¿Es cierto que el agua está mojada?¡Efectivamente, lo está!

Pólvora mojada

Las elecciones del Barça llegaban para cumplir con el obligado mandamiento de entretenernos y amenizarnos unas semanitas. Negado el pan del fútbol nos conformaríamos por un tiempo con la sal de los despachos. No ha podido ser. Pólvora mojada. Ni narrando con el mayor denuedo la evolución de los tres candidatos a presidente podrá ya desvanecerse el sopor de esta carrera electoral.

Una campaña para presidir un club de fútbol está pensada para decir un día que tienes un proyecto, lo tengas o no, y que es diferente al de los demás. Y ya está. Pronunciada esa frase, con solemnidad si el candidato sabe de puesta en escena o como un trámite administrativo si es menos virtuoso que un maniquí, todo lo demás consiste únicamente en alargar los días acompañado de presentaciones bien diseñadas y vacías de contenido. Pero al estirarse la fecha de votación se nos acabó el relleno previsto. Así que nos ha quedado la campaña más aburrida de la historia. Ni siquiera forzando imágenes del tipo 'El bueno, el feo y el malo' para explicar a los tres candidatos hay manera de que esto eche a andar.

Tocaba buscar otra pista en la que poder bailar. Y la hemos encontrado. La música que suena es la de la última memoria económica del Barça. Una radiografía de un club recomido por la deuda a corto plazo, sin dinero en la caja para devolverlo y gestionado con un criterio de prudencia de más bien pocas exigencias.

Más allá de las promesas

Noticias relacionadas

A quien le aburran los números una advertencia: las memorias económicas no explican solo el pasado del club. Del pretérito se observa lo que se hizo y su evolución. Pero lo verdaderamente relevante del documento es que también nos explica el futuro a partir del presente. Y muestra las posibilidades económicas reales en las que podrá moverse de verdad el Barça, prometa lo que prometa y subaste lo que subaste el trío de candidatos que aspira en estos momentos a presidirlo.

Tengan claro lo siguiente: si usted es del Barça no se va a aburrir en absoluto. Palabra. Sepa también que eso no equivale a que vaya a divertirse. La memoria económica no invita a tener mucha fe en ello. El camino, más que una cuesta de enero, es un puerto de primera categoría