Tercera ola

Monotema: maldito seas

Vamos a concentrarnos con las cosas bonitas que pasan cada día en el mundo

Se lee en minutos
Monotema: maldito seas

Estoy harta del tema. Del monotema. De la primera, la segunda y la tercera ola. ¿Y si dejamos de hablar de olas y nos centramos en el tema? En el monotema digo. Pronto hará un año y no veo que hayamos avanzado demasiado. Igual no lo hacemos bien o igual es que no hay nada que hacer. Igual que cuando pasa un tsunami, no nos queda otra que ponernos a ordenar, ahora lo que habría que hacer es aceptar una única ola y hablar de otras cosas. Aunque parezca increíble pasan cosas nuevas y buenas en el mundo. Se siguen estrenando obras de teatro que vale la pena ir a ver. ¡El cine todavía existe y la cultura sigue viva! Una mujer es vicepresidenta de EEUU por primera vez en la historia y otra mujer, mujer transgénero, forma parte de su equipo. Subsecretaria de Salud, ni más ni menos. Eso no tendría que ser noticia, pero vamos a valorar el hecho como algo muy positivo. Hemos cambiado al troglodita de Trump, por un tal Biden que de buenas a primeras, emite una orden ejecutiva que protege a las personas LGTBI contra la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de genero. En fin, que el mundo avanza, con virus o sin virus.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

El centro de Madrid se queda incomunicado por la nevada del siglo y la gente en lugar de saquear, se organiza para tirar la basura. Vamos a concentrarnos con las cosas bonitas que pasan cada día en el mundo y a dejar que los restauradores abran sus bares y no pierdan su trabajo. Vamos a hablar de lo beneficioso que es el deporte, que nos ayuda a segregar endorfinas y a controlar la ansiedad. Vamos a abrir todos lo gimnasios y a dejar que la gente se cuide sola. Ese paternalismo con las sociedad no es nada bueno y está muy mal hecho. Ayer pillé un bus por primera vez en diez meses, quería morirme. La distancia de seguridad, inexistente; y el bus a tope. La gente tocándolo todo sin lavarse las manos antes. Bajé aterrorizada. ¿Eso sí y el bar no? Fernando Simón dice que la gente no se sienta sola en una esquina cuando va al bar. Discrepo. Yo sí lo hago. Pero este no es el tema. El tema es: ¿Alguien se sienta solo en una esquina cuando va en metro o bus? Pues eso. Y yo sin quererlo ya estoy con el monotema otra vez. Maldito seas.