Cine evocador

Otra forma de evasión

En un momento en el que la expresión física del afecto está tan limitada, queremos ver películas en las que las personas se tocan

Se lee en minutos
Fotograma de ’Lovers rock’, de Steve McQueen.

Fotograma de ’Lovers rock’, de Steve McQueen.

En febrero del año pasado fui al cine a ver 'Vida oculta' (2019), la película de Terrence Malick. Durante la proyección, sentí que había algo en ella que me resultaba extraño, que incluso me desestabilizaba, pero no sabía muy bien qué. Días después, caí en que una de las particularidades de la película es que los personajes se tocan todo el rato. El afecto se expresa de una forma muy física, algo que incluso los pósters de la película incorporan. Se abrazan, se acarician, tocan el cabello del otro, van de la mano, se besan… Volví a verla hace poco y lo que la primera vez me había desestabilizado, esa representación del afecto a través del cuerpo, en esta ocasión me tranquilizaba. En un momento en el que la expresión física del afecto está tan limitada, las películas en las que las personas se tocan tienen algo de cine de evasión.

También lo tienen las películas y las series en las que los personajes pasean por las ciudades (sin mascarilla), las observan, las piensan e interactúan con ellas. Quizá eso explique por qué los comentarios sobre 'On the rocks' (2020), la película de Sofia Coppola, hablaban de Nueva York como un personaje. O el éxito, a diferentes escalas, de las series documentales 'How to with John Wilson' (2020) y 'Pretend it’s a city' (2021). Sus formatos y sus protagonistas son muy distintos, pero las dos recogen las impresiones a pie de calle de dos personas, el documentalista John Wilson y la escritora Fran Lebowitz, que observan con astucia Nueva York de antes de la pandemia.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Y quizá también sea una de las razones por las que 'Lovers rock' (2021), segunda película del ambicioso proyecto televisivo de Steve McQueen (cinco filmes en torno a la comunidad caribeña en Reino Unido entre los años 60 y los 80), ha sido la más celebrada. Gira en torno a la preparación y celebración de una fiesta en una casa, y entre otras cosas es un homenaje al cuerpo (que baila, seduce, pelea, interactúa). Igual la respuesta a una de las preguntas más frecuentes de estos últimos meses, ¿qué tipo de películas queremos ver en un momento como este, qué nos permite evadirnos?, vaya un poco por ahí: queremos acordarnos de lo que hacíamos y volveremos a hacer pronto.