Pros y contras

Kentridge y el carbón

1
Se lee en minutos
Un fotograma de ’City Deep’, el último (hasta ahora) de los ’Drawings por Projection’.

Un fotograma de ’City Deep’, el último (hasta ahora) de los ’Drawings por Projection’. / CORTESÍA STUDIO WILLIAM KENTRIDGE Y GOODMAN GALLERY

Quizás el impacto más ruidoso que recibes cuando visitas la exposición de William Kentridge en el CCCB lo tienes al final, cuando observas -en silencio, solo con el rumor lejano de cantos africanos, de jazz o de Monteverdi- algunos de los dibujos, los bocetos, que ha utilizado para construir sus 'Drawings for Projection', las películas de animación que hace más de 30 años que conforman una parte capital de su obra artística.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Antes, has asistido, entre angustiado y fascinado, a la serie de cortos hecho a partir de los dibujos al carbón, "con toda su carga de expresión primitiva", y has contemplado una sucesión de imágenes que hablan de lucha y de desolación, de intransigencia y de violencia, de calma y recuerdo, de mundos íntimos y públicos. Y has visto cómo una cafetera de émbolo se convertía -este émbolo- en una perforadora que se adentraba en la oscuridad de la mina y en los pabellones de esclavitud. Y también has visto cómo las olas se adentraban en la arena y cómo se disolvía el pasado y cómo el presente se hundía, con el rastro de los edificios que caen y dejan una polvareda, la misma del hombre que se diluye o que es tragado por el agua y la angustia.