Apunte

La lotería italiana del IVA

Se lee en minutos
El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, durante una conferencia de prensa.

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, durante una conferencia de prensa. / OLIVIER HOSLET (REUTERS)

El Gobierno italiano no para de dar vueltas a ideas para poner freno al fraude fiscal. El proyecto italiano para acceder a los 209.000 millones de euros del fondo de reconstrucción europeo Next Generation EU ya incorporó en agosto la posibilidad de una amnistía fiscal previo peaje de una tasa de entre el 10% y el 15%, que recordaba a la que adoptó en España el Gobierno de Mariano Rajoy en el 2012. 

Al menos de momento, esta idea está paralizada. Lo que sí ha puesto en marcha el Gobierno italiano son dos iniciativas para estimular un mayor uso de los pagos con tarjeta y una menor utilización del dinero en efectivo.

Como contaba Rossend Domènech en una reciente crónica, los italianos que se registren en una aplicación móvil ofertada por el Gobierno podrán obtener un retorno del 10% por cada compra abonada mediante pago electrónico, con un máximo de 15 euros por compra y de 1.500 euros por semestre. El sistema bautizado como ‘cashback’ se estrenó de forma experimental en diciembre, de cara a las compras navideñas y, en principio, estará en vigor durante tres semestres, hasta junio del 2022. Además del retorno del 10%, los primeros 100.000 mayores compradores de cada semestre tendrán un premio adicional de 1.500 euros. 

Además del sistema de ‘cashback’, Italia ha puesto en marcha la bautizada como ‘lotería de los recibos’ por la que los consumidores podrán participar en sorteos semanales, mensuales y anuales a partir de cada boleto virtual obtenido al pagar con tarjeta y registrar la compra en el sistema. 

El objetivo es lograr un mayor control tributario sobre los contribuyentes y poner coto a la economía sumergida de comerciantes o profesionales que buscan eludir el pago de impuestos, bajo el tentador ofrecimiento de "¿Con IVA o sin IVA?". Según la Comisión Europea, Italia tiene un agujero del 24% en la recaudación del IVA, uno de los mayores de la Unión Europea.

Te puede interesar

No es el primer país que recurre a premios y loterías para estimular el cumplimiento tributario. Desde el 2014 existe en Portugal la «Factura de la suerte», que se estrenó con el sorteo de coches de alta gama. Tal vez ello tenga algo que ver en que el agujero del IVA de Portugal se haya reducido a la mitad, hasta el 7%.

España sigue otro camino. La ley antifraude del 2012 limitó a 2.500 los pagos en efectivo a un comerciante o profesional y el nuevo proyecto de ley que se tramita en el Congreso de los Diputados reduce este límite a 1.000 euros, so pena de de incurrir en una sanción del 25%. Quizá por ello España ha logrado reducir su agujero fiscal del IVA en los últimos años del 10% al 3%, uno de los menores de la UE. Además, existe el sistema de Suministro Inmediato de Información (SII) por el que las grandes empresas envían a Hacienda todas sus facturas en un plazo de 4 días. Con este sistema se controla más del 80% del volumen total de IVA. En el 20% restante, sin embargo, en el de las transacciones de menor volumen, es donde aún persiste la tentación del "¿Con IVA o sin IVA?".