Editorial

Cine, crisis y pandemia

Se lee en minutos
Aspecto de la taquilla y entrada de esta veterana sala.

Aspecto de la taquilla y entrada de esta veterana sala. / CINEMA MALDÀ

Las palabras más usadas por la industria cinematográfica en relación al año de la pandemia son catástrofe y convulsión. En pocos sectores se ha vivido con más crueldad una situación que tiene como mínimo dos aristas. Por un lado, la debacle de las salas de exhibición con impresionantes descensos en recaudación (un 72% menos que en 2019) y en número de espectadores (un 75% menos), y por otro, la irrupción de un nuevo sistema de negocio, basado en la preeminencia de las plataformas digitales, que plantea la práctica desaparición de las llamadas ventanas como modelo de explotación, es decir, el tiempo transcurrido entre el estreno en salas y la proyección en televisión o por las redes. 

La primera problemática tiene aspectos coyunturales –que se acabarán probablemente cuando la crisis sanitaria se haya superado–, pero depende también de la segunda, tanto en lo que se refiere a la capacidad de supervivencia de los exhibidores como al nuevo panorama que viviremos después de la pandemia, con grandes productoras y distribuidoras abocadas a los estrenos online. Este es el caso, por ejemplo, de Disney, que da prioridad a su propia plataforma en detrimento de los cines, o de Warner, que apuesta por presentar sus novedades simultáneamente en ambos formatos.

La falta de los llamados 'blockbusters', las grandes producciones de nivel que atraen a un público mayoritario, puede ser (y de hecho ya lo ha sido) una carga difícil de soportar para las salas, también aquejadas por los cierres totales o temporales, por la reducción del horario y del aforo y por una cierta sensación de retraimiento del espectador a causa del miedo al contagio en espacios cerrados. Pero también afecta a otro tipo de producciones más pequeñas, las independientes o con propuestas artísticamente más arriesgadas, que ven peligrar el espacio que mantenían en los laterales de la gran industria. El panorama es líquido y está expuesto aún a múltiples variantes. Una de ellas, por ejemplo, es el auge de la piratería, a causa de las descargas no autorizadas que se llevan a cabo a partir de los vídeos bajo demanda en 'streaming', un factor que podría incidir en este modelo, hoy por hoy flexible, pero con una clara tendencia a favorecer la exhibición doméstica en detrimento de la práctica social del visionado en una sala de cine. 

Los más optimistas creen ver un atisbo de esperanza en el próximo verano, con la expectativa de un retorno a la normalidad gracias a las vacunas y con el panorama de una proliferación de estrenos que hasta ahora se han ido posponiendo, desde grandes producciones, como las nuevas entregas de Matrix o Dune, hasta filmes españoles como los de Dani de la Torre o Daniel Monzón. En cuanto a los festivales, que representan una parte importante del negocio cinematográfico por su capacidad de proyección mediática, se impone un modelo híbrido (con citas presenciales y a través de plataformas, como en Sundance o en la Berlinale), mientras que en otros casos (Cannes y Venecia) siguen manteniendo el anuncio de la continuidad de la fórmula tradicional. 

Esta temporada estará llena de interrogantes y representará un punto de inflexión decisivo en el futuro de la industria cinematográfica. Crisis como sinónimo de nuevos planteamientos o debacles anunciadas. n