Cine y fiestas

La película que veremos esta Navidad

Este año hemos hablado mucho sobre el estado del cine y no nos detuvimos demasiado en las películas

Se lee en minutos
Fotograma de la película ’Elf’.

Fotograma de la película ’Elf’.

¿Qué películas veremos esta Navidad? Hasta ayer, estaba convencida de que 2020 iba a ser recordado como el año en el que las películas pasaron a un segundo plano; como el año en el que hablamos sobre el estado del cine pero, paradójicamente, no nos detuvimos demasiado en las películas. La guerra entre plataformas, los algoritmos, el futuro de las salas de cine, la nueva política de estrenos, el sentido de los festivales, los nuevos hábitos de consumo, la vida cada vez más corta de las películas… Hemos dedicado más tiempo a pensar, discutir y, sobre todo, especular sobre todo esto que a hablar de las películas en sí. Solo hay que echar un vistazo a los artículos publicados a lo largo del año, revisar las polémicas de los últimos meses y recordar nuestras discusiones más animadas para corroborarlo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

Estaba convencida de que este año el contexto había devorado las obras… hasta que nos propusimos elegir en casa la película que veríamos en Nochebuena. Primero saltaron las novedades. Después, las que no habíamos visto de las listas de mejores películas navideñas. Al final nos dimos cuenta de que estábamos eligiendo película en función de los recuerdos a los que las asociábamos, recuerdos que tenían como protagonistas a las personas con las que las disfrutamos en el pasado y este año, dadas las circunstancias, no podremos reunirnos.

Nos quedamos con la maravillosa Elf (2003), acordándonos de una sesión divertidísima en casa de unos amigos. De golpe esa visión de las películas como algo que estaba siendo arrollado por la vehemencia de los tiempos se esfumó para mí. La película que veríamos la víspera de Navidad era valiosa para nosotros. Como lo fueron para mí durante el confinamiento, cuando me quedé sin ganas de ver nada y aguantaba tres minutos delante de la pantalla, las películas de Mel Brooks y Jerry Lewis. Vinieron al rescate cuando empezaba a sospechar que las películas habían dejado de importarme. Así que, permitiéndome ser un poco cursi en una de mis últimas columnas del año, quería aparcar un rato la opinión sobre el estado del cine para recordar que, hasta cuando los tiempos las engullen, las películas vienen al rescate y nos recuerdan que están por encima de todo. 

Temas

Navidad Cine