En clave europea

Europa evita el caos

Un ‘brexit’ sin acuerdo comercial habría tenido un elevado coste económico y envenenado las relaciones futuras entre Londres y la UE

Se lee en minutos
La bandera europea y la del Reino Unido.

La bandera europea y la del Reino Unido. / AFP / BEN STANSALL

El compromiso alcanzado in extremis entre el Gobierno británico y la Unión Europea (UE) evita el caos socioeconómico que hubiera implicado la ausencia de un acuerdo comercial para regular las relaciones entre el Reino Unido y la UE a partir del 1 de enero del 2021. Ese Brexit abrupto habría sido un nuevo golpe a las maltrechas economías británica y europea y un obstáculo adicional para superar la profunda recesión del coronavirus. Asimismo, el compromiso evita el clima de acritud entre el Reino Unido y los Veintisiete que habrían generado inevitablemente las secuelas de un brexit abrupto, permitiendo mantener un cooperación política entre Londres y la UE.

El 47% de las exportaciones británicas van destinado al mercado de la UE, por lo que un Brexit sin acuerdo habría implicado una perdida de hasta el 10,7% del producto interior bruto (PIB) y de hasta el 9,5% de la renta per cápita, según los cálculos del Gobierno británico.

Flexibilización del premier

Te puede interesar

La suma de todas las exportaciones de los Veintisiete al Reino Unido sólo representan el 6,8% del total, pero un brexit abrupto también habría recortado el PIB de la UE en el 0,5% a medio plazo, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), con impactos mucho más elevados del 4% en Irlanda y de alrededor del 1% en Holanda, Dinamarca y Bélgica. En España, la merma del PIB habría sido alrededor del 1%, según el Banco de España.

El acuerdo ha sido posible gracias a que el premier Boris Johnson ha flexibilizado su posición tras la derrota en las elecciones norteamericanas de su gran aliado, Donald Trump, y la advertencia del futuro presidente, Joe Biden, de que Estados Unidos no pactaría el previsto acuerdo comercial con Londres si se ponía en peligro el Acuerdo de Paz de Irlanda del Norte. La presión de la cancillera alemana, Angela Merkel, a través de la Comisión Europea, también ha flexibilizado la postura europea, en especial en pesca. La evaluación real de las concesiones de cada parte requerirá un examen detallado de las 2.000 páginas del acuerdo.