MÁRKETING EN LAS REDES

El extraño triunfo de la publicidad

Nos quedamos con el mensaje de una empresa y no con la denuncia de las personas que trabajan para ella

1
Se lee en minutos
Entrenamiento de Thiago en el Camp Nou.

Entrenamiento de Thiago en el Camp Nou. / MIGUEL RUIZ (FC BARCELONA)

Día sí, día también, no paran de salir noticias que hablan de las pésimas condiciones laborales a las que están sometidos los empleados de algunas empresas, cuyas marcas son popularísimas y la petan dentro de lo que podríamos entender como empresas modernas, adaptadas a la perfección al modelo del nuevo comercio, aquel que implica toda aquella falsa proximidad conseguida a golpe de respuesta rápida y buen rollo comunicativo en las redes sociales.

El márketing en las redes es un temazo: es indiscutible que, ante este, hemos caído a cuatro patas como si nuestros cerebros hubieran hecho tabula rasa después de décadas de bombardeo publicitario que nos llegaba por otras vías (vallas, radio, televisión, 'mailing' físico…). Es como si al haber un nuevo soporte (el digital), toda nuestra capacidad para identificar una estrategia que antes no tardábamos ni un segundo en despreciar como “propaganda” se hubiera evaporado.

Viendo los anuncios que campan por Instagram, por ejemplo, uno no puede dejarse de preguntar cómo demonios puede funcionar eso. Basta con frecuentar cuatro o cinco cuentas de perfiles similares para identificar fácilmente las campañas dirigidas a promocionar productos concretos: el mismo día, las mismas caras hablando de una misma marca con sendos discursos idénticos y la misma manera de enseñar el botecito al móvil mientras te ofrecen el mismo descuento si, deslizando hacia arriba, entras en ese mismo momento a la web del anunciador.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

Las marcas utilizan también redes para limpiar su imagen cuando transciende, vía redes también, su mala praxis en lo referente a las condiciones laborales en las que trabaja su plantilla de empleados: los anónimos, los de producción. Pero parece que eso no lo compramos.

La pregunta es: teniendo toda la información al alcance de nuestros ojos, ¿por qué parece que estamos dispuestos a quedarnos con la publicidad de una empresa y no con la denuncia que hacen las personas que trabajan para ella? ¿Por qué compramos antes una mentira pagada que el discurso de alguien que clama por estar dignamente remunerado?