FUTURO CULTURAL

Un antes y un después

La pandemia sigue dejando un rastro desolador en Catalunya con teatros a medio aforo y funciones en 'streaming'

Se lee en minutos
Teatro Coliseum de Barcelona cerrado por el covid

Teatro Coliseum de Barcelona cerrado por el covid / FERRAN NADEU

En la cultura, como en todos los demás ámbitos laborales, las cosas se medirán, a partir de ahora, con un antes y un después de la pandemia. La vida desde el mes de febrero de este año ha cambiado mucho, y para algunas personas para siempre. Según el Consell Nacional de la Cultura i de les Arts (CoNCA), en su informe del 'Estado de la cultura y las artes escénicas', en el año 2019, antes de la pandemia, el sector editorial y el discográfico iban al alza con respecto al año anterior. El gasto público, aunque insuficiente, había subido en 140 € por habitante. Llegó el covid, y solo en el primer semestre, 5.888 empresas culturales y 52.997 empleados se tuvieron que acoger a un erte.

En teatro, y siempre según el informe, a partir de 2018 el número de espectadores se incrementó en un 6,2 % y superó los 3,5 millones. Las empresas culturales durante el mes de enero consiguieron una facturación de 45 millones de euros en un inicio de año espectacular que superaba toda predicción. Llegó la pandemia y se aplazó toda actividad teatral: se suspendieron más de 4.000 conciertos y todos los teatros tuvieron que renunciar a sus programaciones y las compañías a las contrataciones adquiridas. Solo las plataformas con contenido digital se han beneficiado del aumento del 52 % y el libro electrónico ha encontrado una oportunidad entre el desastre con una demanda que se ha disparado hasta el 410 %.

Te puede interesar

La pandemia sigue dejando un rastro desolador en Catalunya. Los teatros, en plena temporada de Navidad, se ven limitados a una ocupación del 50 % y nadie sabe hasta cuándo.

Hace unos días, en este diario se hablaba de que la pandemia había propulsado el teatro en 'streaming'. Un oxímoron garrafal. El directo no podrá ser jamás sustituido y menos en el ámbito del teatro, sobre todo porque deja de ser teatro desde el momento en que se ve con formato de pantalla digital. Puede tratarse de un intento como los que se hacen con la ópera en los cines, pero con respecto al teatro dudo mucho que sea una alternativa de futuro.