Análisis

14-F: Indicadores preelectorales

A estas alturas, se palpa poca motivación a derecha y a izquierda y tanto entre independentistas como entre no independentistas

Se lee en minutos
Urnas y papeletas de las elecciones autonómicas celebradas el 21 de diciembre del 2017.

Urnas y papeletas de las elecciones autonómicas celebradas el 21 de diciembre del 2017. / Julio Carbó

La encuesta que publica hoy EL PERIÓDICO aporta indicadores clave para entender cuál es la situación preelectoral dos meses y medio antes de las elecciones catalanas. A día de hoy, ERC ganaría las elecciones, pero sin conseguir distanciarse de forma clara de sus competidores, Junts y el PSC, dado que entre los tres hay menos de cuatro puntos de diferencia. El hecho es que, a estas alturas, se palpa poca motivación a derecha y a izquierda y tanto entre independentistas como entre no independentistas. Así, se observa una movilización electoral claramente a la baja, que apunta a una menor participación tanto respecto a las elecciones de 2017 como a las de 2015. En este sentido, por ejemplo, menos del 40% de las personas entrevistadas considera las elecciones del 14 de febrero como muy importantes, cuando este dato llegaba al 50% en 2015 y al 70% el 2017.

En cuanto a los liderazgos, el grado de notoriedad de los cabezas de lista de las diferentes formaciones es globalmente bajo y solo Miquel Iceta es conocido por casi el 90% del electorado. El candidato socialista lidera en solitario el espacio no independentista, mientras que Pere Aragonès y Laura Borràs lo hacen casi a partes iguales en el independentista. Iceta, a parte del electorado propio, atrae votantes tanto de Ciutadans como los 'comuns', mientras que Borràs, que ha entrado con fuerza en la carrera electoral, es la que más fideliza a los suyos y la que presenta, ahora mismo, más capacidad de atracción dentro del espacio independentista: así, por ejemplo, un 23,5% de las votantes de la CUP dice que la querrían de presidenta, mientras que solo un 2,4% de estas cita el candidato republicano.

A nivel electoral, la mayoría de formaciones presentan una fidelidad en torno al 60%, con la excepción de Ciutadans, que conserva menos del 30% de los votos que reunió en 2017 en torno al 'no' a la independencia. La bajada del partido naranja propicia la aparición en escena de Vox, que, a su vez, frena la recuperación del PP, muy moderada por el momento.

Te puede interesar

Algunos cambios o trasvases entre partidos son nuevos respecto a las encuestas de los últimos meses y serán relevantes, en caso de consolidarse. Así, por ejemplo, la capacidad que ERC tenía para atraer votantes de JxCat ha dado la vuelta y ahora es JxCat quien atrae más votantes procedentes de ERC. Esto coincide con una mejora de la fidelidad de los votantes de Junts y un retroceso en la de los republicanos, que se muestran ligeramente más indecisos. Eso sí, ERC muestra mayor capacidad para atraer votos de una manera más transversal, más allá de las formaciones soberanistas.

El bloque independentista sumará más o menos lo mismo que hace tres años. El bloque de izquierdas formado por ERC, PSC y los 'comuns' crecerá y es probable que alcance una mayoría que le permita llegar a acuerdos. ¿Una oportunidad para hacer un Govern de independentistas y no independentistas de izquierdas? Según se desprende de la encuesta, esta sería la opción con un apoyo relativamente más amplio entre los catalanes.