La nota

Apuesta por Pedro Sánchez

El 75% de los diputados catalanes en el Congreso votarán este jueves a favor de los Presupuestos

Se lee en minutos
Pedro Sánchez llega al Congreso, el pasado 11 de noviembre.

Pedro Sánchez llega al Congreso, el pasado 11 de noviembre. / DAVID CASTRO

Pedro Sánchez es un presidente abrumado: el coronavirus y el drama de los más de 45.000 muertos que ya llevamos, la gravísima crisis económica, un gobierno de coalición con Podemos en el que se visualizan discrepancias, la imposibilidad de renovar el Consejo General del Poder Judicial por la nula o mala relación con el PP, el primer partido de la oposición, el legendario líder del PSOE que no le aprecia demasiado… Todo lo anterior son hechos como para «no poder dormir tranquilo», usando su famosa y poco afortunada frase. Pero hoy -si la Providencia no lo impide- será para el presidente un jueves de «aquellos que brillan más que el sol». 

Primero, porque sin Presupuestos (los últimos españoles son los del PP de 2018) casi no se puede gobernar. Ni hacer una política efectiva contra la crisis. Ni dar imagen de estabilidad y solvencia ante una Europa, zarandeada por el temporal mundial, pero cuyo apoyo (y el del BCE) necesitamos para respirar. Y Sánchez tendrá hoy Presupuestos.

Segundo, porque serán aprobados por unos 189 diputados, una mayoría muy superior a la absoluta y necesaria (176) y a la que obtuvo en su votación de investidura (167). Pese a que el 2020 está siendo horrible, Sánchez tiene hoy más apoyos parlamentarios que cuando fue investido a primeros de enero. Y ello pese a que estuvo a punto de morder el polvo -le salvó Inés Arrimadas- en las últimas votaciones del estado de alarma. Y esta mayoría es hoy también posible porque pese a la crisis (y con la ayuda de la ministra de Trabajo, que es de Podemos) ha logrado mantener un grado notable de diálogo con los interlocutores sociales. Con los sindicatos y con las patronales.

Tercero, porque si uno de los más graves problemas de España es la incardinación de Catalunya en España, que se arrastra como mínimo desde la famosa sentencia del Constitucional de hace diez años, hoy el 75% de los diputados catalanes votarán a favor de su Gobierno. Lo harán los dos principales partidos, ERC (13 escaños) y PSC (12) muy enfrentados entre sí. Y también los comunes (7), nostálgicos del proletariado, y el PDECat (4) que da continuos vivas a la clase media. En total 36 diputados, el 75% de la representación catalana en el Congreso.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Te puede interesar

Cierto que son partidos con ideas muy contrapuestas, pero las incompatibilidades ideológicas entre los 12 diputados que votarán en contra -los 4 puigdemontistas, los 2 de la CUP y los 6 del PP, Cs y Vox- son todavía mucho mayores. Pese a todo es más fácil que tomen un té con pastas el indómito Gabriel Rufián y la cauta Meritxell Batet que Ignacio Garriga (el uno de Vox por Barcelona) y Laura Borràs. Sánchez tendrá hoy detrás al 75% de los diputados catalanes, pero no se puede llevar a engaño. El apoyo es puntual y prolongarlo le puede costar algo parecido a lo que Churchill, en momentos dramáticos, calificó de «sangre, sudor y lágrimas». 

Cuarto, porque, aunque no haya nada tan maniaco-depresivo como los movimientos de las bolsas, resulta que la española (25%) es la que más se ha revalorizado en noviembre. Todas las bolsas han subido, pero el Ibex todavía más. No por los Presupuestos, sino por la vacuna, pero a nadie le amarga un dulce. Y el Ibex sube ahora más (cuando en el año era el que más bajaba) porque los inversores (muchos extranjeros) creen que la economía española, muy dependiente del turismo, será la más beneficiada por la vacuna. Hoy Sánchez podrá, al menos por un día, dormir tranquilo. Seguramente los catalanes que votaron al 75% de sus diputados también. ¿O no?