Análisis

La transformación y supervivencia de las empresas

La pandemia lo ha acelerado todo y es responsabilidad de todos que este rápido crecimiento sea lo más orgánico, responsable y justo posible

Se lee en minutos
Instalaciones de Barcelona Tech City con varias ’start-ups’ en el Palau de Mar de Barcelona.

Instalaciones de Barcelona Tech City con varias ’start-ups’ en el Palau de Mar de Barcelona. / JOSEP GARCIA

Desde que el Covid-19 llegó a nuestras vidas, todos nos hemos transformado (o evolucionado). Esta metamorfosis no ha sido solo a nivel individual sino que ha afectado claramente a las empresas que, para poder sobrevivir, han potenciado su transformación en todos los ámbitos y ha exigido un esfuerzo no sólo de las grandes corporaciones, la mayoría de las cuales ya había marcado el camino, sino también de las medianas y del pequeño negocio de barrio

Uno de los cambios más importantes a los que se ha tenido que adaptar la empresa ha sido en el canal comercial.  La mayoría de las empresas ha transformado tecnológicamente su canal de venta de la noche a la mañana. Esta digitalización, que en un entorno habitual hubiese ocurrido en años, se ha convertido ahora en la prioridad número uno.

El segundo es la comunicación. El cambio ha sido radical y la adopción de nuevas tecnologías en cuestión de días ha sido imperativo en las empresas, lo que ha derivado en la aceleración del desarrollo de nuevas y mejoradas plataformas de videoconferencia.

Otro aspecto importante que ha vivido un cambio radical es la localización de las personas: el teletrabajo que, visto antes con cierto recelo, ahora se ha demostrado que es factible y, además, con un buen rendimiento de los trabajadores. Las empresas se han dado cuenta de que la oficina, en algunos casos, es algo anticuado e innecesario, un coste fijo más que puede ser amortizado. ¿Y, si solo es necesario disponer de un 'showroom' y unas salas de reuniones para días concretos? 

En el ámbito logístico el número de envíos a domicilio ha crecido exponencialmente, obligando a las empresas a optimizar sus rutas y sus procesos de preparación de pedidos. El canal de venta 'on line' ha pasado en cuestión de semanas de tener una impºortancia residual en algunas compañías, que únicamente contaban con él “porque había que estar” pero que prácticamente era como “si no estuvieran” por la poca dedicación y recursos que se le dedicaba, a ser la posible salvación de la compañía.

En el ámbito financiero, ha sido necesario recalcular todas las inversiones, y el enfoque hacia la protección de la caja se ha vuelto una prioridad, así como la gestión de créditos blandos.

Por último, la función de compras ha tenido que cambiar sus mercados objetivos. De la obsesión de la compra en países lejanos, a precios muy económicos, ahora se replantea un nuevo escenario geográfico. Pasando de proveedores muy económicos e inaccesibles tras el cierre de fronteras, a la búsqueda de proveedores locales, que han dado continuidad al abastecimiento de materias primas y productos, permitiendo que la rueda de la economía nacional siga girando.

Te puede interesar

En definitiva, y sin olvidar que esta situación que nos ha invadido ha supuesto un golpe en nuestro día a día, hay una realidad, y es que la pandemia ha hecho evolucionar de manera muy rápida tanto a las personas como a las empresas. Es responsabilidad de todos, que este rápido crecimiento sea lo más orgánico, responsable y justo posible.

(*Koldo San Cristóbal es  Director de Transformación y Reestructuraciones Operativas en EY España)

Temas

Empresas