REAPERTURA

Días sin bares

Los bares son un activo tanto social como personal, así que hay que intentar apurarlos al máximo ahora que vuelven a estar abiertos

1
Se lee en minutos
Una de las terrazas ganadas a la calzada, en la Travessera de Gràcia, el pasado septiembre.

Una de las terrazas ganadas a la calzada, en la Travessera de Gràcia, el pasado septiembre. / ELISENDA PONS

El pasaje donde trabajo y el trozo de calle al que va a parar han estado un poco desiertos todas estas semanas que acabamos de pasar con los bares cerrados. Puede que los bares sean unos de los pocos negocios que no pueden ser sustituidos por el comercio electrónico: no es lo mismo tomarse una cerveza en casa, en el sofá, solo o en compañía, es igual, que en la terraza o en la barra de un bar. En casa tienes la cerveza igual que en el bar, incluso mejor porque te habrás comprado la que más te gusta, el sofá será más cómodo que el taburete o que una de aquellas sillas metálicas y no habrás tenido que esperar a que un camarero te haga caso para conseguirla. Te habrá salido más barata y no tendrás que conducir, andar o coger el transporte público para volver a casa después.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿Qué hace entonces que un bar sea mejor que la casa propia? El elemento sorpresa: en los bares pasan cosas. Como decía Kamino, un antiguo vecino, siempre que me lo encontraba en la calle: “He salido de casa porque sabía que allá no pasaría nada”. En los bares aparece alguien que no te esperas, te llegan conversaciones de las mesas de alrededor que a lo mejor te hacen reír, te acabas el café y puede que quien te acompaña te proponga ir a algún sitio que no conocías, que muy probablemente será otro bar.

Los bares también son casa cuando estás fuera de casa y, entre recados, tienes un rato que matar que no es lo suficientemente largo como para llegarte hasta casa y pasarlo en el sofá. Muchas veces son también el punto de encuentro fácil de ubicar cuando alguien te cita en alguna parte de la ciudad que nunca antes habías pisado.

Noticias relacionadas

Avivan la circulación intramuros, los bares, y es en el trayecto de un bar a otro cuando descubres aquella tienda que no conocías, aquella plaza que solo habías visto en fotos o aquella calle en la que, de repente, piensas que te gustaría vivir.

Son un activo tanto social como personal, diurno y nocturno, muy importante, los bares. Intentemos apurarlos al máximo ahora que vuelven a estar abiertos.