01 dic 2020

Ir a contenido

Barcelonas

Señalización de un refugio de la guerra civil hallado en el barrio de la Prosperitat. 

La Prosperitat, hecha a sí misma

Andrea Pelayo

La Prospe está acostumbrada al 'do it yourself'. En un barrio en el que se espera mucho y se desespera otro tanto, los vecinos (unos pocos, el covid manda) han colocado una placa conmemorativa hecha por ellos mismos para señalizar el primer refugio de la guerra civil que se ha podido documentar en el barrio, en la calle Florida. “Se recuerda así que aquí estaba el refugio 758 de Barcelona, pero también que hay una reivindicación pendiente”, dice Joan Catafal, miembro de la Asociación de Vecinos desde el 72.

Tras topar con varios muros -no puede hacerse visitable por su estado y no está visible a pie de calle porque se ha colocado una losa que sólo una grúa podría levantar-, la reivindicación es ya de mínimos. Quieren la placa oficial que les prometió el distrito, que explique que en 1936 los vecinos excavaron y autofinanciaron un refugio para salvarse de los bombardeos que asediaban la ciudad. Como aún no ha llegado el reconocimiento, ellos han ido tirando.

El refugio se descubrió durante unas obras de reurbanización en 2018, con la “coincidencia maravillosa”, comenta Joan, de que el arqueólogo que las dirigió era un vecino. Jordi Ardiaca nunca había podido trabajar en La Prospe, que tiene pocos elementos patrimoniales. Pero el refugio es uno de ellos. Y no uno cualquiera.

En la galería se encontraron objetos cotidianos –que ahora restaura el Servei d’Arqueologia de Barcelona–, entre los que había latas de comida bien conservadas. Bajo algunas de ellas, una peculiaridad: equipamiento militar, algo insólito en los refugios de Barcelona. Vainas de fusil, insignias del Exèrcit Popular de Catalunya y hasta un casco militar de procedencia italiana que usaba el bando nacional y que nadie sabe a ciencia cierta qué hacía allí.

Los vecinos están deseando cuidar y dar a conocer su pedacito de historia. Porque de La Prosperitat obrera de los 60 y 70 se sabe mucho, pero de esa tierra de cultivo habitada por 6.000 personas cuando estalló la guerra, hay poca información. El refugio es una pista de que ya entonces el barrio supo gestionarse para protegerse.

Temas Barcelonas