Ficción y realidad

El exorcismo de ETA

La televisión, la literatura y el cine nos guían en una expedición a las cicatrices del terrorismo. En la arena política también se exploran las suturas, pero a menudo con más interés nocivo que afán sanador

Se lee en minutos
Un fotograma de la serie ’Patria’.

Un fotograma de la serie ’Patria’.

La ficción nos guía en la expedición a las cicatrices del terrorismoETA dejó de matar hace diez años y se disolvió hace dos, pero el tabú persiste. Las suturas del gran trauma están tiernas. La exploración literaria, televisiva o cinematográfica puede llegar a causar dolor, pero es necesaria para verificar la curación de los costurones. La ficción desbroza una vereda hacia el conocimiento y la normalización. Es el desguace del tabú. El exorcismo del horror.

En la arena política también se resiguen las cicatrices, pero a menudo con más interés nocivo que afán sanador. La alineación de Bildu con la holgada mayoría parlamentaria que respaldó los Presupuestos del Gobierno en su primer trámite parece haber abierto las puertas del infiernoFumarolas de azufre ardiente inflaman el aire.

¿Qué hay detrás de tanto escándalo? El tabú. Las suturas aún dolientes, por supuesto. Y toneladas de cinismo político. En lo que va de esta legislatura todos los grupos han votado repetidamente con Bildu. De un total de 37 iniciativas legislativas aprobadas, el PSOE Podemos han votado en 15 ocasiones con los aberzales. El PP ha hecho lo propio 14 veces. Y Ciudadanos, 16.

Los precedentes

Estas asociaciones no son excepcionales ni nuevas. En el mandato municipal 2011-2015 el alcalde de Vitoria, Javier Maroto, hoy portavoz del PP en el Senado, negoció con Bildu los presupuestos de la ciudad. Y en 1993, entonces la sangre aún mojaba las calles, el presidente navarro Juan Cruz, de la conservadora UPN, trató las cuentas autonómicas con Herri Batasuna.

Te puede interesar

¿Por qué se abren ahora con tanto estrépito las puertas del infierno? El PP venga e intenta difuminar su derrota y su soledad en el primer lance del Presupuesto, seis meses después de haber calculado que la fuerza devastadora de la pandemia hundiría el Gobierno de Sánchez e Iglesias. Azota a Arrimadas por su infidelidad al juramento de Colón. Y echa sal sobre otras heridas que nunca acaban de cicatrizar, las de Sánchez con algunos barones del PSOE.

Esta es la realidad. Por suerte, siempre nos quedará la ficción.