24 nov 2020

Ir a contenido
Personal sanitario realiza una prueba PCR en Pamplona este lunes.

Efe / Jesús Diges

Cosquillas y miedo: ASMR del PCR

Miqui Otero

La nueva tendencia es buscar vídeos de Youtube con actores fingiendo, entre susurros y bisbiseos, que le realizan la prueba

¿Se imaginan que a alguien le relajara que le metieran un palo por la nariz? Bien, pues a al menos a un millón y medio de personas no solo les relaja sino que les ayuda a dormir. La nueva tendencia entre la gente con ASMR es buscar vídeos de Youtube con actores fingiendo, entre susurros y bisbiseos, que le realizan una prueba PCR al que escucha y mira desde el otro lado de la pantalla. Y uno de esos vídeos ya ha alcanzado esa cifra de visionados.

El ASMR (Autonomous Sensory Meridian Response) es la respuesta que algunas personas sienten ante determinadas visiones o voces o sonidos. Se trata de una especie de cosquilleo que arranca en el cuero cabelludo, para luego viajar por nuca y columna. Una especie de orgasmo cerebral. ¿No conocen a nadie que tenga ASMR? Pues ya conocen a uno: el que esto firma.

Llevo toda mi vida poniéndome cerca de esa profesora que se friega las manos de tal manera o cuya bata emite ese frufrú, abriendo mi oreja tamaño gramófono cuando escucho a ese presentador de informativo o visitando una farmacia tres veces al día porque el tono de la farmacéutica al decir “en sobre o en cápsula” me dispara el ASMR.

El ASMR, de hecho, es como el amor: no lo buscas y a veces no se manifiesta en la persona más recomendable. Si alguien viera, por ejemplo, mi historial de podcasts concluiría que soy un derechón neoliberal, porque, por alguna razón que no solo se me escapa sino que me produce gran bochorno, me disparan el cosquilleo voces algo cazallosas de intelectuales conservadores.

Del mismo modo que una persona que se cree graciosa no suele hacerme gracia, no me gustan los canales especializados en ASMR, pero he acabado enganchado a podcasts terraplanistas, de world music o de mascotas. Y aun así, me sigue chocando este subgénero al alza: el ASMR sobre PCR.

Quizás pase que no podemos cambiar del monotema, pero queremos que alguien nos lo explique cuidadosamente. Al fin y al cabo, parte del éxito inicial de Fernando Simón era por su voz algo ASMR. Quizás somos ya como bebés que sonríen ante determinados tonos de voz sin saber que les van a apagar la luz justo después.