DOS MIRADAS

El alma

Preservar la cultura, el comercio y la hostelería es un modo de proteger la identidad de las ciudades, del país entero

Se lee en minutos
Un restaurante cerrado por el decreto del Govern, en Barcelona.

Un restaurante cerrado por el decreto del Govern, en Barcelona. / Ricard Cugat (El Periódico)

Persianas bajadas. Bares, restaurantes, escuelas de baile, teatros, cines, salas de concierto, hoteles, tantos y tantos establecimientos muestran su desesperación. Muchos no volverán a abrir. Ahí quedarán enterradas horas de esfuerzo e ilusión. Los más afortunados podrán soltar lastre a tiempo y, a pesar del desaliento, lograrán reponerse. Pero, ¿y los locales? ¿Qué ocurrirá en esos establecimientos que se están viendo obligados a abandonar?  

Te puede interesar

En estos días de cuentas en negativo y abandonos forzados, los buitres carroñeros -perdón, los fondos de inversión- sobrevuelan los locales cerrados. Dinero fresco frente a la desesperación. La ley del mercado, dicen los dictados del capital. La pérdida de humanidad, responde el corazón. Preservar la cultura, el comercio y la hostelería es un modo de proteger la identidad de las ciudades, del país entero. No nos enfrentamos a una plaga divina contra la que no se puede luchar, es una parálisis momentánea que puede y debe atenderse. Las ayudas van más allá del soporte personal, son la defensa de un modo de vivir colectivo. En juego, el alma de nuestras calles.