LOS JUICIOS DEL PROCÉS

Trapero explicado por Ekaizer

Para entender la absolución del 'major' y la cúpula de los Mossos es indispensable la lectura del libro 'Cap de turc'

4
Se lee en minutos
El mayor Josep Lluís Trapero sale de la Audiencia Nacional, el pasado 20 de enero.

El mayor Josep Lluís Trapero sale de la Audiencia Nacional, el pasado 20 de enero. / JOSÉ LUIS ROCA

La fiscalía empezó pidiendo hasta 10 años de prisión por el delito de rebelión y la sentencia terminó en la absolución de los encausados. Para entender la absolución en el juicio de la Audiencia Nacional contra Josep Lluís Trapero, Pere Soler, Cèsar Puig y Teresa Laplana es indispensable la lectura del libro ‘Cap de turc’, de Ernesto Ekaizer. El periodista, que siempre está en los lugares de la noticia, analiza con un rigor insobornable los hechos y nunca está cansado para continuar buscando el más mínimo detalle que ayude a comprender el todo.

Así lo hizo con el libro ‘La novela de la rebelión’, que es la crónica más completa del juicio del Tribunal Supremo contra los líderes del 'procés' y de la sentencia del 14 de octubre del 2019. Ekaizer tuitea y escribe en profundidad a la vez, un prodigio para nuestros tiempos planos y con tanta memoria de pez. En ‘Cap de turc’ se explican muchas de las claves que hicieron mella en la calificación de la fiscalía pidiendo unas penas tan altas. Para entenderlo, el autor glosa el papel desempeñado por el cuerpo de los Mossos d’Esquadra en momentos tan distintos como el reconocimiento de las víctimas del avión de Germanwings que estalló el propio piloto, la ‘operación Caronte’, los atentados terroristas del 17 de agosto del 2017 en las Ramblas de Barcelona y en Cambrils y las horas previas al referéndum del 1 de octubre, cuando el coronel Diego Pérez de los Cobos decide liquidar el dispositivo conjunto de las tres policías.

Explicado al detalle

Las viejas tensiones que vienen arrastrando Trapero, Pérez de los Cobos y el fiscal jefe de la Audiencia Nacional Javier Zaragoza se deben conocer para entender una acusación que tiene mucho más de venganza que de razón jurídica. Todo ello está explicado al detalle en el libro. Después del juicio, Trapero no encaja en el olimpo de la iconografía independentista. Nunca lo ha perseguido. Únicamente ha buscado ejercer con profesionalidad su cometido y preservar el sentido institucional de la policía de la Generalitat. En el cumplimiento de este cometido se ha granjeado algunas animadversiones que se condensan en un momento de gran intensidad como es el otoño del 2017. No es lucha política, sino el genio redoblado para defender a la policía contra tantos elementos que se lo ponen difícil en el oleaje encrespado de una declaración de independencia hueca y de una actuación policial de la Guardia Civil y la Policía Nacional el 1 de octubre a todas luces falta de proporcionalidad, información precisa e inteligencia.

Ernesto estaba ilusionado con la salida de un libro especial para mentes abiertas y reflexivas porque no militaba en ninguna de las trincheras de la polarización política de los últimos años. Un libro que defiende la razón jurídica frente al activismo jurídico y judicial, del cual se habla poco pero que también existe. Pero al autor también lo atrapó la garra del covid-19, y de forma severa. El día antes de ingresar en el hospital avanzó en los programas de Lídia Heredia en TV3 y de Toni Clapés en RAC1 que la sentencia iba a ser absolutoria. Este anuncio lo hizo el 25 de septiembre. El 26 ingresó y hablamos aquella mañana. Su móvil dejó de ser consultado aquella misma tarde y durante algunos días. No sabíamos nada de él. Lo explicaría el 13 de octubre a través de un tuit: había estado intubado con coma inducido. Pero el escritor y periodista no podía dejar de dar la exclusiva y el 2 de octubre entró en directo en el programa de Josep Cuní con un hilo de voz para informar que ya se había votado en el tribunal y que el resultado era la absolución por dos votos a favor y uno en contra (de la juez Concepción Espejel y su largo y rabioso voto particular). Su información una vez más fue cierta. La sentencia se hizo pública el 21 de octubre.

Noticias relacionadas

Una brillante defensa

La sentencia absolutoria de Trapero no se explica sin la brillante defensa de su abogada Olga Tubau. La razón jurídica no solo se debe tener sino que se debe argumentar y defender con ‘sapienza’ ante los tribunales. La defensa técnicamente impecable de quien consiguió la condena de José Barrionuevo y Rafael Vera por el secuestro de Segundo Marey y de quien ha conseguido la absolución de Josep Luís Trapero. Librando la batalla contra la arbitrariedad, de una mal llamada razón de Estado en un caso y de una acusación basada en el prejuicio y no en la norma. Una defensa rigurosa que no permitía ninguna concesión a la galería. Trapero y su defensa dejaron descolocados a unos y otros: ni formaba parte del “ho tornarem a fer” ni aceptaba ser pisoteado por los mandos que aquel 1 de octubre querían dejar a los Mossos en una posición subalterna.