LA GESTIÓN DE LA PANDEMIA

En defensa de la ciudadanía de Catalunya

Cuando todo esto pase nadie podrá decir que Ciutadans no arrimó el hombro y se centró en la vida y el bienestar de los catalanes

Se lee en minutos
En defensa de la ciudadanía de Catalunya

EUROPA PRESS / DAVID ZORRAKINO

La pandemia se recrudece y los catalanes atravesamos de nuevo semanas de tristeza e inquietud ante el crecimiento exponencial de contagiados, hospitalizados y fallecidos. Las consecuencias económicas de la emergencia sanitaria posiblemente serán de proporciones catastróficas.

Por ello, durante este tiempo, Ciudadanos hemos cooperado con los diferentes Gobiernos implicados en la gestión de la crisis, empezando por el Govern de la Generalitat. Ni que decir tiene que para un partido de centro liberal comprometido con la libertad y la igualdad entre españoles no es fácil tender la mano a un Gobierno autonómico que, incluso durante la pandemia, ha dado muestras de inmensa deslealtad para con el resto de los españoles. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Seguimos marcando férreamente cualquier desvío de fondos o declaración generadora de confrontación y representando la libertad y la unión; pero nuestros principales esfuerzos han de dedicarse a salvar vidas y empleos. Para ello es imprescindible evitar en lo posible la refriega partidista y consagrar nuestras energías a la protección de la salud y la economía de los catalanes. Cuando todo esto pase, que pasará, nadie podrá decir que Ciutadans no arrimó el hombro, que no estuvimos aportando propuestas y soluciones y tratando de que el Govern aparcara sus batallas de vuelo gallináceo y se centrara en lo esencial: la vida y el bienestar de los catalanes.

La mayor crisis

Fue indignante cuando el actual 'president' en funciones, Pere Aragonès, tomó la palabra en la reciente reunión de presidentes autonómicos con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y, en lugar de centrar su discurso en los fondos europeos para la reconstrucción, exigió la celebración de un referéndum de secesión, para bochorno de la mayoría de los catalanes. Desde luego semejante alarde de insolidaridad y egoísmo en plena pandemia no es la mejor forma de defender los intereses de las familias, autónomos, trabajadores y empresarios catalanes acuciados por la mayor crisis de nuestra historia reciente.

Y, por si la salida de tono de Aragonès fuera poco, la semana pasada conocimos a través de los medios de comunicación la investigación judicial en torno a una presunta trama de corrupción encabezada por dirigentes históricos de ERC y Convergència, Xavier Vendrell, David Madí y Oriol Soler, el llamado "sanedrín" del procés.

Rédito económico

El contenido de las conversaciones telefónicas intervenidas por orden judicial es escandaloso por cuanto apunta a la existencia de una trama de corrupción institucionalizada que alcanza a varios ‘consellers’ del actual Govern sobre los que sobre todo Vendrell, exmiembro de Terra Lliure, parece haber ejercido una enorme influencia. Además, el juez apunta que Madí y Vendrell habrían intentado obtener rédito económico con la crisis del coronavirus. Este escándalo en cualquier otra región de un país democrático hubiera supuesto la caída del Gobierno. En Catalunya, en cambio, los medios de comunicación controlados por el Gobierno desvían la atención o directamente ocultan los detalles más reveladores sobre la aparente implicación de ERC al más alto nivel.

De entre los muchos disparates que se desprenden de las conversaciones intervenidas por orden judicial, destaca una frase muy sintomática del propio Vendrell. Según él, el independentismo tiene que salir con ventaja de esta crisis, porque si no, no pueden “marcar paquete” ante su electorado y frente a España. Unas palabras que avergüenzan a cualquier persona de bien y que son fiel trasunto de la actitud del Govern durante estos meses, en los que han estado más preocupados de su batalla por separarse del resto de España que de luchar contra la pandemia. 

Te puede interesar

Sofocar el virus

Así las cosas, queda claro que el Govern sigue a lo suyo: ahondar la división entre los catalanes y de estos con el resto de España, alimentando chupópteros que drenan nuestros recursos y crean chiringuitos con el dinero de todos. Precisamente por ello es más importante que nunca que desde el principal partido de Catalunya, Ciutadans, extrememos el control parlamentario del Govern y sigamos apoyando todas las medidas orientadas a sofocar la expansión del virus y a paliar sus efectos económicos. Durante estos meses que quedan de legislatura mantendremos la mano tendida en todo lo que signifique ayudar a la población castigada por la crisis y, a la vez, el ojo avizor para denunciar los abusos que cometan los políticos separatistas pretendiendo cimentar su plan de ruptura con el resto de España.