Editorial

Trump, faro de la extrema derecha europea

La internacional promovida por Bannon no ha cuajado, pero las ideas del trumpismo sí hay impregnado a movimientos en auge

Se lee en minutos
Mitin de Vox el 7 de octubre de 2018 en el palacio de Vistalegre de Madrid, el gran acto de presentación antes de las elecciones andaluzas de diciembre.

Mitin de Vox el 7 de octubre de 2018 en el palacio de Vistalegre de Madrid, el gran acto de presentación antes de las elecciones andaluzas de diciembre. / REUTERS

Los cuatro años de mandato de Donald Trump han tenido una gran influencia en la extrema derecha europea y sus tentáculos han alcanzado incluso a las derechas extremas de algunos países. Puede decirse que en torno a las ideas y los métodos de Trump se ha alineado una especie de conglomerado populista e iliberal, cuyos máximos representantes en Europa son los gobiernos de Hungría y Polonia. Su asesor  Steve Bannon, tras abandonar  la Casa Blanca, intentó expandir las ideas de Trump en los partidos populistas y de extrema derecha de España, Francia, Italia, Alemania, Austria, Holanda o Suecia. Pero la tentativa de formar una internacional populista con Vox, el Frente Nacional francés, la Liga italiana, Alternativa por Alemania y los otros partidos ultras, para lo que Bannon llegó a instalarse en Europa, ha quedado prácticamente en nada.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

No obstante, la extrema derecha europea ha copiado de Trump su extremismo antiinmigración y su egoísmo identitario, así como su manera de actuar, basada en un descaro sin complejos y en un discurso indescriptible que traspasa todos los límites. Este estilo ha contaminado incluso a representantes de la derecha clásica, como puede ser el caso de la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso. Las diatribas de Trump contra la inmigración coinciden con las de Vox, la Liga, Alternativa por Alemania o el Reagrupamiento Nacional de Marine Le Pen. Vox ha trasladado a España los eslóganes de 'América primero'  y 'América grande', y Francia se había ya adelantado con la «preferencia nacional» defendida por el antiguo FN. Con más matices, el enfrentamiento de Trump con la UE también forma  parte del sustrato ideológico antieuropeísta de la extrema derecha española y europea.

Muchas de las posiciones ultras son anteriores a la llegada de Trump a la Casa Blanca, pero se han reforzado durante su mandato. De ahí que las elecciones del martes en EEUU sean decisivas para el porvenir de la extrema derecha en España y en toda Europa. Una derrota de Trump sería un serio contratiempo para un populismo de todas formas en alza debido a la profundidad de la crisis que sufren España y toda Europa y a la incapacidad de los partidos tradicionales para encararla.