DOS MIRADAS

Corazón chileno

El resultado del referéndum nos confirma que la justicia poética pasea de nuevo por las alamedas

Se lee en minutos
Celebración en la plaza Italia de Santiago de Chile tras la victoria de los partidarios de una nueva Constitución, la noche del domingo.

Celebración en la plaza Italia de Santiago de Chile tras la victoria de los partidarios de una nueva Constitución, la noche del domingo. / MARTIN BERNETTI (AFP)

Mi generación vivió, como si fuera en primera persona, la aniquilación del proyecto progresista chileno y la salvajada dictatorial de Pinochet. Eran los tiempos de las vías democráticas hacia el socialismo, de las proclamas musicales reivindicativas y eufóricas. Además, había personas que nos acercaban a la tragedia a través de vivencias íntimas y casi familiares. Hablo, por ejemplo, de Joan Alsina, el sacerdote de Castelló d'Empúries asesinado por los militares.

Te puede interesar

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La biografía de Ignasi Pujades –‘Xile al cor’– fue, en 1976, la confirmación de lo que, jóvenes como éramos, empezábamos a intuir. Lo decía el mismo Alsina en su último documento: "Habíamos querido poner vino nuevo en odres viejos, y nos hemos encontrado sin odres y sin vino". Por todo esto, y por muchas cosas más, ligadas al imaginario sentimental, cualquier buena noticia sobre Chile (como este "apruebo" que ha estallado en el referéndum) remueve las antiguas conciencias y nos confirma que la justicia poética (y, ahora , concreta y tangible) tarde o temprano pasea de nuevo por las amplias alamedas. Es, tal vez, una victoria tardía, momentánea, simbólica, pero es, también, la de la memoria reivindicada.

Temas

Chile