21 oct 2020

Ir a contenido

IDEAS

Un audífono

Ecos del dolor

Albert Espinosa

Con el tiempo, empezó a escuchar la voz de su madre. Primero fueron susurros, más tardes consejos y últimamente historias completas que él ya le había escuchado contar

Artículo 714. Siempre me ha fascinado la gente diferente y me entusiasma cuando me cuentan historias que me enganchan. Un amigo mío sostiene que todos tenemos dos o tres historias de esas que, cuando las relatas, sabes que son tan buenas; que logras la atención de los que te escuchan y que con el tiempo hasta las divides en tres actos y tienes claros su puntos de giro.

Es un amigo curioso porque durante años tuvo moscas como animal de compañía. Sí, suena increíble, no sé ni cómo lo hacía pero se posaban donde él quería. Pues este amigo un día me explicó una de sus estupendas historias… Casi os lo cuento después de lo mejor de mi semana.

Tercer puesto: 'Hater', escrita por Mateusz Pacevitz (Netflix). Maciej Musalowsky logra crear un Tom Ripley moderno que utiliza las redes sociales para lograr sus objetivos y encontrar su lugar en la sociedad.

Segundo lugar: 'El fin del romance', escrita y dirigida por Neil Jordan (Movistar+). Han pasado 21 años pero esta maravilla sigue brillando con actuaciones espectaculares y su guion magnífico.

Primera posición: 'Aruseros' (La Sexta). Alfonso ArúsAngie y todo el equipo han logrado durante esta temporada una energía única. Se nota una fuerza mágica que hace que el programa tenga una felicidad que traspasa la pantalla.

Y volviendo a mi amigo, su historia me fascinó. Me contó que cuando su madre murió, él se quedó su sonotone porque hacía tiempo que no oía bien. Pero con el tiempo, empezó a escuchar la voz de su madre. Primero fueron susurros, más tardes consejos y últimamente historias completas que él ya le había escuchado contar.

Él cree que seguramente es su mente, que le juega malas pasadas, y que todo proviene del eco de su dolor. Pero también me cuenta que la pérdida de su madre se le ha hecho menos dura y se ha sentido más acompañado y por eso lo lleva puesto hasta cuando duerme.

Me quedé fascinado ante esa bella historia. Al final poco importa la verdad sino lo que para uno es la verdad. ¡Feliz domingo!