LA PANDEMIA Y LA INFANCIA

#YoPidoPacto

Desde UNICEF reclamamos un Pacto Por la Educación para reimaginar un sistema educativo estable, justo y equitativo

Se lee en minutos
Un grupo de niños hacen cola para desinfectarse las manos antes de entrar en clase, en un colegio de Benimaclet (València), este lunes 7 de septiembre.

Un grupo de niños hacen cola para desinfectarse las manos antes de entrar en clase, en un colegio de Benimaclet (València), este lunes 7 de septiembre. / MIGUEL LORENZO

Después de un periodo de confinamiento que obligó a más de un millón y medio de niños de Catalunya a seguir la actividad escolar desde casa durante casi cuatro meses, el curso ha empezado con la mochila repleta de incertidumbres. De hecho, la pandemia ha hecho temblar nuestro sistema educativo poniendo de relieve las debilidades que ya tenía antes de la crisis y agudizándolas. Una de ellas, la brecha digital. Una vez cerradas las escuelas, miles de niños no pudieron acceder a la educación online y ello se tradujo en semanas sin seguir las asignaturas ni estar en contacto con sus compañeros y profesores. Por otra parte, España sigue teniendo la tasa de abandono escolar más alta de la Unión Europa. Por último, y no menos importante, la insuficiente inversión presupuestaria en educación que también nos sitúa a la cola de la UE.

A todo esto, hay que añadir los nuevos interrogantes que han llegado a la escuela de la mano de la pandemia. ¿Cómo garantizaremos, en caso de un nuevo confinamiento o una cuarentena, que el sistema educativo atenderá a la infancia en situación de vulnerabilidad? Para muchos de estos niños y niñas, el colegio no es solo el lugar donde aprenden. Las aulas son su espacio seguro y en algunos casos el lugar donde toman la comida más importante del día.

¿Y la conciliación? ¿Cómo resolvemos el rompecabezas familair que supone un nuevo confinamiento en casa?

En definitiva, ¿está el derecho a la educación de nuestros niños en la cuerda floja? La educación es un derecho fundamental de la infancia recogido en la Convención sobre los Derechos del Niño y nunca se puede poner en duda. Con o sin una emergencia.

Ante este escenario, desde UNICEF estamos convencidos de que hay que blindar el derecho a la educación y hay que hacerlo con el máximo consenso político y social. Es por este motivo que reclamamos un Pacto de Estado para la Educación, gracias al cual seremos capaces de reimaginar un sistema educativo estable, justo y equitativo que garantice tres aspectos de forma prioritaria. El primero: que la escuela sea un lugar seguro e inclusivo, en el que se cuide la salud física y emocional de los niños, y desde donde se garantice la continuidad del proyecto educativo de cada centro.

En segundo lugar, el Pacto que reclamamos debe garantizar el proceso de aprendizaje de los niños, niñas y adolescentes, sean cuales sean las circunstancias. Y el tercero y último: hay que reducir la brecha digital. Tras cada confinamiento, todos y cada uno de los alumnos deben tener las mismas oportunidades. Al mismo tiempo, hay que enseñar a los niños las habilidades necesarias para hacer un uso de las tecnologías de forma segura, saludable y responsable.

Desde UNICEF creemos que este pacto no solo es necesario y urgente, sino que es posible. A raíz de la pandemia, contamos con un gran abanico de conocimientos, experiencias y un amplio consenso social que podrán favorecer el alcanzar ese pacto. Los niños no pueden esperar más, no pueden volver a pararse. Porque si lo hacen, no solo se pondrá en peligro la educación individual de cada uno de ellos, sino de la toda una generación.

Noticias relacionadas

#YoPidoPacto porque así podremos sentar las bases de un sistema educativo más sólido, más equitativo y más inclusivo, y para que cada niño pueda vivir su derecho a la educación en cualquier situación, en casa o en la escuela.

#YoPidoPacto para que ningún niño se quedé atrás.