26 oct 2020

Ir a contenido

al contado

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su exposición del ’Plan de recuperación, transformación y resiliencia’, este 7 de octubre en la Moncloa. 

JM CUADRADO (Moncloa)

Las pymes, el 'tren' europeo y míster Marshall

Agustí Sala

Las compañías pequeñas y medianas reivindican su importancia para evitar que el maná de la UE se lo queden "los de siempre"

En los últimos días ha crecido el clamor de las pymes ante la avalancha de información sobre los 140.000 millones en dinero europeo que 'lloverán' sobre España a lo largo de seis años. Y, en especial, los 72.000 millones a fondo perdidoo que el Gobierno quiere ejecutar en solo tres años, del 2021 al 2023.

¡Estoy aquí! parecen decir las pymes desde el fondo de la sala, como haría todo aquel que teme quedar marginado o aquel al que le horroriza que el transporte le deje plantado en la estación. Y hacen bien una vez que ha empezado la carrera para pillar ese 'tren' europeo que solo pasará una vez. Que las grandes consultoras se hayan lanzado a captar ese negocio, no tanto por la facturación que les puede generar sino por los contactos y agenda que supone, les genera aún un mayor desasosiego.

Para entender su inquietud basta con mirar hacia atrás. Lógicamente, la legislación se apoya en muchos casos en la tarea de lobi ejercida por las grandes compañías y los grandes intereses y "los de siempre", esos que no gobiernan pero manejan ciertas cuotas de poder desde la sombra. Nada nuevo. No es que haya que poner en marcha una causa general contra las empresas en función de su tamaño. Ni mucho menos. Desde luego, hay grandes compañías modernizadoras y tractoras para el resto, como las hay paralizadoras de cualquier avance, pero lo mismo puede suceder a menor escala.

En cualquier caso, teniendo en cuenta que los recursos europeos han destinarse a la transformación de la economía y el sistema productivo hacia un modelo más sostenibleeficiente y digital, mal haríamos si permitiéramos intrusiones destinadas a ralentizar la modernización y mantener el estatus quo.

Ser pyme no tiene por qué ser equivalente a pequeño, sí quizás en tamaño, pero no en inventivaingenio capacidad de crecimiento, aunque de todo habrá, como entre las grandes compañías. Por eso el Col.legi d'Econonistes y Pimec han creado un grupo de trabajo, después de que a esta patronal ya hayan acudido un centenar de proyectos, individuales y colectivos, para interesarse por el preciado maná de la Unión Europea (UE).  

Buena parte del tejido productivo está formado por estas empresas. Al Gobierno le corresponderá conjugar un imprescindible equilibrio territorial y social en la distribución de los fondos con tener en consideración el peso de los actores en la economía y su capacidad de contribuir a su modernización. El paso de ese 'tren' europeo debe beneficiar a quienes lo merecen. Si no sucederá como en la famosa escena de 'Bienvenido, Míster Marshall" de Luis García Berlanga, y habrá muchos que, aun con billete y méritos para este viaje, al 'tren' solo lo vean pasar.