Editorial

Los puntos frágiles del empleo

Sin los ertes, 729.000 personas podrían estar en el paro, cifra que obliga a matizar la creación de empleo en septiembre

Se lee en minutos

El Periódico

Personas a las puertas de las oficinas públicas de empleo para tramitar sus prestaciones o realizar consultas.

Personas a las puertas de las oficinas públicas de empleo para tramitar sus prestaciones o realizar consultas. / Jordi Cotrina (El Periódico)

Septiembre fue un mes especialmente bueno en creación de empleo en España. La Seguridad Social registró  un aumento de 84.000 afiliados más y el paro registrado bajó hasta los 3,7 millones de desempleados. Cifras objetivamente positivas y que confirman la paulatina recuperación del empleo tras el severo batacazo por la pandemia del covid. Con septiembre, ya son cinco los meses consecutivos de creación de ocupación, al mismo tiempo que el número de afectados por un erte sigue disminuyendo. La lectura de estos datos, sin embargo, debe hacerse con cautela, porque el riesgo de rebrotes sigue amenazando la actividad económica y la recuperación aún está lejos de ser sólida. No hay que olvidar que todavía quedan por recuperar 400.000 empleos de los 900.000 que se perdieron con la irrupción de la crisis del coronavirus. Y que las casi 729.000 personas que en septiembre seguían afectadas por un erte difícilmente saldrán de esta situación en los próximos meses, ya que en su mayoría provienen del sector de la hostelería y el turismo.

El tímido inicio de la recuperación refleja los puntos frágiles que caracterizan el mercado laboral español: la elevada temporalidad y precariedad que se ceba en los trabajadores más vulnerables, y que los sitúa en una posición de desventaja para salir de la crisis. EL PERIÓDICO recoge testimonios que reflejan esta espiral: personas en una situación social difícil que se ven obligadas a aceptar unas condiciones laborales que de otro modo no aceptarían, lo que alimenta aún más su vulnerabilidad social. Despedidos en plena pandemia. O parados de larga duración que ahora ven multiplicadas sus complicaciones para encontrar empleo.

El escudo social previsto por el Gobierno (mediante la prórroga de los ertes y el ingreso mínimo vital, entre otros) tiene por objetivo cubrir estas situaciones de vulnerabilidad, pero no siempre cubre todas las grietas. Para ello, hay que fortalecer el propio sistema productivo, repensar la economía que queremos, orientada a la sostenibilidad y la justicia social. Justo a lo que la Unión Europea reclama que se destinen los fondos de recuperación. Que la salida de la crisis, esta vez, tenga en cuenta a todos.