23 oct 2020

Ir a contenido

Dos miradas

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

EFE

Cerrar Madrid

Emma Riverola

Hay cierta derecha española (también en las instituciones que controla) incapaz de asumir una idea de España que no sea desde la exclusión, el sometimiento y la cerrazón de miras

Con fórceps y dolores se tuvo que de dar a la luz el paquete de restricciones covid-19 para la comunidad de Madrid. Transacción arriba, transacción abajo, el Gobierno comunicó la voluntad de extender las medidas pactadas con Ayuso a todas las ciudades mayores de 100.000 habitantes en situación de fuerte transmisión comunitaria. La creación de un marco común de actuación parece lógico, no lo es tanto que se diseñe en función de la puerilidad de Ayuso y sin pactarlo previamente con el resto de comunidades.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La FAES de Aznar apunta “el valor simbólico que para la actual formación de Gobierno puede tener el que un catalán socialista amenace con 'cerrar' Madrid”. Aunque la consideración freudiana la sitúa en el Gobierno, la reflexión más bien se enmarca en el dicho: ‘cree el ladrón que todos son de su condición’. Hay cierta derecha española (también en las instituciones que controla) incapaz de asumir una idea de España que no sea desde la exclusión, el sometimiento y la cerrazón de miras. Está en manos del Gobierno crear otra cultura de acuerdo, la única capaz de despertar la ilusión por un futuro compartido.