26 oct 2020

Ir a contenido

Ideas

Millie Bobby Brown en una imagen de ’Enola Holmes’. 

La promesa de 'Enola Holmes'

Mónica Vázquez

En la familiaridad de una historia de ficción que conoces bien, como la de Sherlock Holmes, te espera un universo nuevo, lleno de colores y texturas que enriquecen tu experiencia del mundo

Hay muchas maneras de cambiar el mundo y una de ellas es revolucionar la conversación social. Darle la vuelta a la realidad y desbaratar el mundo, deshacer los nudos de lo establecido y plantear preguntas distintas, aceptando respuestas ajenas, dándole una oportunidad a lo desconocido. Y así, añadiendo conceptos nuevos a la ensalada mental con la que alimentamos nuestra idea de la realidad, podamos ver cosas que antes no veíamos, entender puntos de vista distintos y convertirnos en una versión mejorada de nosotros mismos.

Cambiar la conversación no es una misión reservada para unos pocos, sino una responsabilidad social de todos. Pero nos sentamos cómodamente en nuestros privilegios y esperamos a que los demás muevan ficha, a que el mundo evolucione a nuestro alrededor, que nosotros somos pasajeros, no tripulación.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En esa irresponsable y tediosa pasividad hay, sin embargo, una oportunidad para generar paisajes mentales nuevos mediante la consumición de historias de ficción. En la tranquilidad del hogar, sin perturbar la paz de tu comodidad, te dejas contar historias, y en la familiaridad de una de ellas que conoces bien, como sería la de Sherlock Holmes, te espera un universo nuevo, lleno de colores y texturas que enriquecen tu experiencia del mundo. Te dejas llevar, y en una historia divertida, tierna y ocurrente se suceden ideas complejas, protesta social, proposiciones decentes en busca de un mundo más justo e igualitario. ‘Enola Holmes’ es una película que casi se ve sola. Tiene todos los ingredientes para pasar un rato agradable. Millie Bobby Brown, nuestra protagonista, brilla con intensidad en esta película que promete ser el comienzo de una nueva franquicia cinematográfica de la que, sinceramente, no puedo esperar a ver más. ‘Enola Holmes’ es la película que hubiera querido ver de niña, desesperadamente, y ahora que soy lo suficientemente mayor como para comprender por qué, la veo con una sonrisa palpitándome en el pecho sabiendo que, en algún sitio, hay una niña con la mirada clavada en la pantalla, sintiéndose parte del mundo por primera vez.