25 oct 2020

Ir a contenido

Covid y comunicación

Las ’influencers’ Dulceida, Laura Escanes, Patry Jordan y María Herrejón posando con mascarillas, en unas imágenes subidas a sus respectivos Instagrams.

Al margen

Núria Iceta

Los medios pueden amplificar el sonido del mensaje, pero hay que diversificar los canales por los que se transmiten y eso no puede hacerse sin contar con la complicidad del resto de la sociedad

Hace meses que, a raíz de la pandemia, de pisar terrenos poco conocidos, de no saber reaccionar fuera de lógicas administrativas, y de ignorar los límites temporales de la que nos ha caído encima, me pregunto cuánta gente queda al margen de las rutinas comunicativas institucionales y los grandes canales establecidos como homologados.

Creo que los circuitos de la comunicación son demasiado verticales. Los medios pueden amplificar el sonido del mensaje, pero hay que diversificar los canales por los que se transmiten y eso no puede hacerse sin contar con la complicidad del resto de la sociedad.

A finales de julio el amigo Pep Montes publicaba un hilo en Twitter sobre el caso de los jóvenes, para decir que la administración no estaba aprovechando suficientemente la red de servicios de información y orientación juvenil, de equipamientos y centros de jóvenes como estructuras de mediación. Hablar de los jóvenes sin los jóvenes no parece una buena idea.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

A finales de agosto Fernando Simón hacía un llamamiento a los 'influencers' del país para que le ayudaran a concienciar sobre los peligros del coronavirus (lástima que algunos negacionistas populares también se sintieran llamados a intervenir). Creer que las redes sociales son la alternativa a los medios de comunicación tradicionales me parece muy naíf. Del mismo modo que nos habíamos querido creer que las campañas institucionales tenían efecto por arte de magia.

Yo no sé juzgar la importancia de reducir la norma de establecer un máximo de 6 personas en vez de 10 para los encuentros familiares y de amigos, pero todavía me preocupa más que si de verdad es tan importante no sepamos cómo transmitir la indicación correspondiente. ¿Hasta dónde llegará y qué efecto tendrá el mensaje de este domingo de la 'consellera' Vergés en el sentido de que las reuniones familiares de Navidad no podrán ser de más de seis personas y que no se celebrarán las cabalgatas de Reyes en su formato tradicional? Abrirá los telediarios y las portadas de los diarios, pero ¿de qué servirá, realmente?