25 oct 2020

Ir a contenido

Chequeo

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz durante un pleno del Congreso. 

Fernando Alvarado (EFE)

Sin noticias del nuevo subisidio para parados

Rosa María Sánchez

No hay pistas sobre la nueva prestación que pretende negociar el Gobierno para quienes hayan agotado todas las anteriores

Pasan los días, las semanas y algún mes y sigue sin haber noticias de la nueva prestación para parados sin ingresos. El Gobierno reconoció a primeros de agosto la negociación de este nuevo subsidio para personas que entre el 14 de marzo y el 30 de septiembre hubieran agotado todo tipo de cobertura de ingresos. Pero acaba el mes y sigue sin haber noticias.

Cuando una persona necesita respiración asistida, urge que sea ya, ahora. Si llega después, puede ser demasiado tarde. Y ese es el drama al que se enfrentan numerosas familias sin ingresos y con escasas posibilidades de encontrar un empleo en un contexto de pandemia con rebrotes.

No se puede decir que el Gobierno no haya dado pasos para intentar remediarlo. La prestación por desempleo de los ertes está ahí. También, las nuevas prestaciones en marcha, como el Ingreso Mínimo Vital y el subsidio para empleadas del hogar. Pero en ambos casos, el embudo de la gestión está impidiendo que la prestación llegue a tiempo a quien lo necesita ya. El Gobierno se ha visto obligado a extender a las solicitudes presentadas hasta el 1 de enero el efecto retroactivo, desde el 1 de junio, del Ingreso Mínimo Vital. La prestación para empleadas del hogar está llegando a cuentagotas. Y el reconocimiento de la prestación contributiva por desempleo empieza a sufrir retrasos por el tapón administrativo.

Desde el 2006 ya existe la Renta Activa de Inserción (RAI), que es un subsidio de 430 euros (80% del IPREM) por un periodo de 12 meses para los parados que hayan agotado sus prestaciones. En la actualidad lo cobran algo más de 124.000 parados (con datos de agosto), de los que el 86% tienen más de 45 años (el 61%, entre 45 y 55 años), con un mayor peso de las mujeres. De estas personas, casi 94.000 se han dado de alta en lo que va del 2020. El dato desconocido es cuántas de ellas han agotado esta red de seguridad desde marzo.

Lo que el Gobierno negocia con los agentes sociales podría interpretarse casi como una prórroga de esta renta, de carácter transitorio, para los parados que la hayan agotado durante la pandemia (y que no tengan acceso al Ingreso Mínimo Vital), en espera que la actividad económica vuelva a ofrecer oportunidades de recolocación. En principio, transcendió la posibilidad de una prestación  por tres meses (que los sindicatos juzgan insuficiente), con una cuantía similar, de 430 euros, para un colectivo que podría superar el medio millón de personas

Pero no hay nuevas pistas sobre una negociación que se esperaba que pudiera haber culminado a finales de agosto. Y es que la prórroga de los ertes y la de las prestaciones para autónomos se colaron por delante de la agenda negociadora y la han acaparado hasta el último momento. Antes del miércoles, posiblemente este lunes, el Gobierno aprobará el nuevo esquema para ertes y autónomos.