23 oct 2020

Ir a contenido

Desde Sant Gervasi

Vista aérea de la zona del Putxet y El Farró, en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi.

XAVIER JUBIERRE

El Farró, confinamiento en 'modo fácil'

Maria Rovira

En la burbuja del Farró (y se hace extensivo el distrito de Sarrià-Sant Gervasi, sospecho) se ha vivido plácidamente, 'comme de habitude'

Enero de 2020: me mudo del Born en el barrio del Farró, bisagra entre Gracia y Sant Gervasi.
Marzo del 2020: jeje.

Así pues, viví el confinamiento en una casa donde llevaba apenas tres meses. El Farró es un barrio que está delimitado por la ronda General Mitre, Guillem Tell, Balmes y Riera de Cassoles. Uno de los vértices es la plaza de Lesseps. Un microcosmos curioso en plano inclinado donde hay más farmacias que bares. Un entramado de calles de zona mixta de peatones y vehículos donde siempre es cuestión de tiempo que te haga apartar un Audi o Porsche Cayenne.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Durante el confinamiento estricto, con mi compañera de piso exprimimos un balcón donde (por suerte) caben dos sillas y mesita. 'Cotizábamos' literalmente lo que fuera: desayuno, comida, merienda, cena, vermut, lectura, videollamadas, ratos de sol, ratos de nada. Nosotros éramos dos vigías en pijama en esta cofa de barco desde la que, a la vista, solo había tierra; toda comentable. Especialmente el trozo que era un patio enorme, bañado por el sol, donde se comía y se cenaba, y los hijos adolescentes jugaban a palas y se bañaban en una posible piscina fuera de campo. Las toallas y los bañadores abundaban, y los celos también. Nuestro paraíso palidecía. Nosotros éramos afortunadas, lo suyo era un abuso.

Un día oímos cómo dos mujeres de mediana edad, a pie de calle y de muy buen humor, hablaban con alguien que estaba en un balcón. «Sí, nosotros iremos a la Cerdanya. La madre se queda en Sarrià, con 'la chica', que se ha quedado con ella, sí, nos está haciendo un favor». Difícil concentrarse más privilegios para sintagma.

Hay tantos confinamientos como barrios. En la burbuja del Farró (y se hace extensivo el distrito de Sarrià-Sant Gervasi, sospecho) se ha vivido plácidamente, 'comme de habitude'. Vi poca gente sin mascarilla, pero aún menos policía. Ni en los momentos más estrictos nos interpeló nadie ni nos pidieron el ticket de compra. La perra de custodia compartida que fue parada en Sant Andreu e instada a volver a casa, por Farró y el Putxet era azúcar y campaba libre. La renuncia o la dificultad no son productos de D.O., la poca lupa sí.