al contado

En banca el tamaño sí que importa

Además de las absorciones, la entidades su vuelcan ahora en ofrecer grandes oficinas para rentabilizar activos, retener y ampliar su base de clientes

Se lee en minutos
Oficina ’All in one’ de CaixaBank en Barcelona.

Oficina ’All in one’ de CaixaBank en Barcelona. / FERRAN NADEU

Lo hemos visto, lo estamos viendo y lo veremos: en banca el tamaño sí que importa. En la absorción de Bankia por parte de CaixaBank, aprobada por sus consejos de administración y que ahora deben ratificar sus juntas de accionistas, se ha seguido el guión. Los inspiradores son los supervisores, el Banco de España y el Banco Central Europeo (BCE) y el Gobierno, que no esperan precisamente uniones entre bancos similares sino que los grandes se ‘coman’ a los pequeños. Isidre Fainé, presidente de la Fundació La Caixa y Criteria, el principal accionista de CaixaBank, banquero hábil y de larga trayectoria, ha sabido interpretarlo perfectamente y anticiparse a cualquier otro movimiento. Quien da primero...  

Este película ya la hemos visto: el comprador se impone. Aquello de las “fusiones entre iguales” se dice pero no se hace, no solo en la banca sino en cualquier integración en la que una compañía de más dimensión adquiere otra de tamaño menor. CaixaBank y el logotipo de la estrella de Miró será la única marca que quede de la unión, como sucedió con la integración del Santander y el Central Hispano. No ha quedado ni rastro del segundo. Y en el caso del BBV y Argentaria, de este último solo ha quedado la ‘A’, pero esta va perdiendo definición en su último logotipo.

En un contexto duradero de tipos de interés en mínimos históricos, en banca, la mejora de eficiencia y rentabilidad llega en la mayoría de los casos creando entidades más grandes. Luego ha de ser tarea de organismos supervisores fuertes, creíbles e independientes velar para que un mercado con menos actores no sea contraproducente para los consumidores.  

Te puede interesar

Los bancos están reinventando su modelo de negocio, no solo por la estrechez de los márgenes sino por el acecho de las compañías tecnológicas como competidores. Quizás por ello estamos asistiendo a nuevas estrategias que empiezan a cambiar el perfil de los ejes comerciales en las ciudades. Los bancos relevan a tiendas y otros establecimientos.

A la creciente digitalización, los grandes bancos suman ahora como hecho diferencial grandes oficinas en las que convergen todos los canales con los que cuentan los clientes, con distintos atractivos, desde salas donde reunirse a cafeterías e incluso restaurantes. Lo ha hecho CaixaBank con las ‘store’ y luego las grandes oficinas ‘All in one’,  el BBVA con la evolución de los Centros de Banca de Clientes del BBVA y el Santander con las sucursales-cafeterías (‘Work Café’). Hace unos años los bancos regalaban cuberterías, hoy ofrecen grandes espacios incluso de ocio. Todo vale para rentabilizar los miles de locales con los que cuentan. Y si eso sirve no solo para retener a los clientes sino para atraer a otros nuevos, mejor. Lo dicho, el tamaño sí que importa.