24 oct 2020

Ir a contenido

La sanidad pública

Una mujer se hace un test PCR para detectar el coronavirus en un CAP de Barcelona.

ÁNGEL GARCÍA

Camino de una nueva huelga en la atención primaria

Javier O'Farrill y Elena Bartolozzi

El plan para fortalecer la atención primaria presentado por el Govern es superficial, vacío de contenido y poco ambicioso

Los facultativos de atención primaria, de manera mayoritaria, nos hemos quedado espantados ante el plan de fortalecimiento y transformación de la atención primaria presentado por el Govern y el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya. Es un plan superficial, vacío de contenido y poco ambicioso, que queda muy lejos de las estrategias de nuestros vecinos europeos para apoderar la atención primaria como pilar primordial del sistema sanitario público. Incluso queda lejos del anterior plan de reforma del primer nivel asistencial, la 'Estratègia nacional de l'atenció primària i salut comunitària' (Enapisc) que, en términos generales, generó unas expectativas favorables entre la comunidad sanitaria. 

El nuevo plan pasa de largo sobre la realidad que se vive y se palpa en el primer nivel asistencial, obviando, por desconocimiento u omisión, las necesidades de salud de la población. Si casi el 70% de las peticiones de visita se dirigen a las facultativas, ¿cómo es posible que no se dimensione una dotación de profesionales que permita darle respuesta?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Nuevamente, nos toca a los médicos proteger el derecho de nuestros pacientes a una atención médica digna y segura, con un tiempo de visita adecuado a las necesidades y a la nueva realidad que nos ha llevado la pandemia del covid, así como velar por que se lleven a cabo las derivaciones y las visitas presenciales en otros niveles asistenciales.

Se ha perpetuado la dificultad de la ciudadanía para acceder a su médico de referencia. Hemos reiterado en más de una ocasión, y sobre todo en los últimos meses, que queremos atender a la población asignada, que se tiene que dimensionar la plantilla a las necesidades actuales, pero nuestros gestores sanitarios no lo han tenido en cuenta y no han tomado ninguna medida al respeto. La única acción de continuidad que observamos es un maltrato hacia la atención primaria, en general, y hacia los facultativos, en particular. 

El déficit de médicos no tiene otra causa que la carencia de planificación por parte de los gestores y políticos. La atención primaria no seduce a los facultativos que mayoritariamente optan por otras especialidades, o bien por marchar a otras comunidades o a países con mejores condiciones laborales y retributivas, y más reconocimiento social.

Este déficit crónico de profesionales provoca que las nuevas funciones derivadas de la crisis del coronavirus perjudiquen la prestación de la asistencia en los CAP. Los facultativos, cuando pueden, visitan pacientes propios y también de otros compañeros. Este hecho, de nuevo, incrementa la sobrecarga de trabajo y, en consecuencia, empeora la accesibilidad al primer nivel sanitario.

Pero nadie explica esta realidad y nos encontramos desamparados ante las comprensibles quejas de los pacientes. Los gestores nos sitúan entre la espada y la pared, entre la planificación negligente que hunde día a día la atención primaria y la demanda creciente de atención presencial por parte de la población. Y no, Metges de Catalunya (MC) no quiere ir siempre a la contra y poner palos en las ruedas porque “es nuestro papel” como sindicato. La voluntad de sumar, colaborar y participar de nuestra organización está más que contrastada y se mantiene, a pesar del constante desencanto. 

Proyectos amontonados

Pero son muchos, demasiados, proyectos de reforma amontonados sobre la mesa que nunca pasan de la fase de deliberación, las fotografías y el intercambio infructuoso de documentos. Ninguno de los planes de reforma de los últimos 20 años se ha ejecutado o desarrollado como se había anunciado. La desconfianza es consecuencia de la experiencia y la frustración acumulada.    

Por todo esto, los facultativos volvemos a decir basta. Ya basta de maltrato continuado y de dejadez de funciones. A la desprotección que vivimos durante la primera parte de la pandemia se añade ahora la respuesta insatisfactoria del nuevo plan estratégico. Todo ello no nos deja otro camino que la reanudación de las movilizaciones. Para revertir los recortes, garantizar la calidad y la accesibilidad, y para lograr unas condiciones laborales y retributivas dignas.

Si para el Govern y Salut no somos una prioridad, seguro que la atención primaria seguirá funcionando sin problemas si los facultativos vamos a la huelga. Desde MC, animamos a todos los profesionales médicos del primer nivel asistencial a volver a la lucha para defender el ejercicio de la profesión de manera justa, digna y respetuosa, evitando el desmantelamiento de la atención primaria de salud.

Javier O’Farrill y Elena Bartolozzi son presidente y secretaria, respectivamente, del sector Primaria ICS de Metges de Catalunya