ANÁLISIS

Millas para la ELA

Se lee en minutos
Unzué, en el centro de blanco, en el inicio del maratón solidario en el agua

Unzué, en el centro de blanco, en el inicio del maratón solidario en el agua

Cuando Daniel Rossinés supo que su amigo Jano sufría ELA, se grabó a fuego una frase que cumplió hasta el final. "Que vivir tenga sentido, que tenga sentido vivir”. Por eso se empeñó hace ahora 5 años en ayudar a Jano a sumergirse en el mar, con gran dificultad por el estado avanzado de la enfermedad,  para que realizara su particular "maratón de Cadaqués" en el agua.

Jano murió poco más de un año después, en noviembre de 2016, pero las ganas de visibilizar la enfermedad que sufren entorno a 4000 personas en España siguen intactas en Daniel.

Lo percibió rápido Juan Carlos Unzué, quien impactado por el ejemplo de Jano Galán llamó a Dani para ofrecerle ayuda en su último reto.

El ex portero del Barça anunció el pasado junio que sufre ELA. Desde entonces dedica su vida y sus esfuerzos a ayudar a otros “compañeros”. Su sonrisa sigue intacta y asegura que está aún con más ánimo que el día de su ejemplar rueda de prensa. Cuenta que en su tarea recibe mucho más de lo que da y que eso le hace muy feliz.

 Pero su firmeza también va en aumento respecto a las urgentes necesidades de quienes sufren ELA y no tienen posibilidades económicas para afrontar un gasto medio anual de 40000 euros por paciente en cuidados imprescindibles.

Desde este jueves Rossinés nada Catalunya de norte a sur en su reto Upsidedownchallenge, desde Portbou hasta Les Cases de Alcanar. Unas 10 millas diarias que en la primera jornada, con Unzué de testigo le han llevado hasta Cap de Creus acompañado de Xavi García y los hermanos Marc y Miquel Cucala. Le gustaría nadar siempre acompañado, como pretende para los pacientes de la esclerosis lateral amiotrófica.

Te puede interesar

Cada vez son más los deportistas que se suman a visibilizar la causa de esta cruel enfermedad. El seleccionador español Luis Enrique Martínez, amigo personal de Juan Carlos, anunció esta semana que se sumaba a la Tierra Estella Epic Bike Marathon, una carrera virtual bajo el paraguas de la Fundación Luzón.

Cada gesto suma, pero más allá de la buena voluntad de quienes nadan como Dani o quienes corren o ayudan económicamente de manera altruista y generosa, es necesario proteger a quienes sufren una de las enfermedades más crueles para ellos y sus familias. Para que los días cuenten, sin contar los días. Ese es el gran reto.