01 dic 2020

Ir a contenido
Lo que no puedo ver en 2020

Lo que no puedo ver en 2020

Desirée de Fez

'Territorio Lovecraft' era un poco el reverso de una de las preguntas que más me hicieron durante el confinamiento: ¿Qué estás viendo estos días?

Empecé a ver 'Territorio Lovecraft', la serie de HBO basada en la novela homónima de Matt Ruff. El primer capítulo me gustó mucho, aunque había algo en él que no acababa de ver claro, algún gesto inesperado que no lograba descifrar. El segundo me rompió por completo los esquemas: no entendía nada. Era como si, directamente, lo hubieran dirigido los extraterrestres. Y los siguientes (de momento van cinco) no solo no me sacaron de ese estado de confusión, sino que se me revelaron todavía más extraños, rarísimos, a ratos incluso incomprensibles. Sabía de la condición episódica y los continuos cambios genéricos, temáticos y de tono de la novela. En ese sentido, estaba preparada para las variaciones. Y, sin saber muy bien hacia dónde tiraría realmente la cosa, ya con el primer capítulo vi bastante claro que no era una serie intercambiable. Pero, aun así, cada nuevo episodio me dejaba fuera de juego y hacía crecer más mi ansiedad. ¿Me parecía horrorosa? No. ¿Me disgustaba? No del todo. ¿Iba realmente conmigo? La verdad es que no podía estar más en sintonía con una fan del fantástico y del terror. Entonces, ¿qué pasaba? ¿No era capaz de entenderla? Tampoco era exactamente eso. Resultado de la colaboración entre J.J. AbramsJordan Peele Misha Green, 'Territorio Lovecraft' es un entretenimiento insólito, dislocado y esquizofrénico, pero no una propuesta compleja. ¿Qué sucedía entonces? Pues que, con la que está cayendo, no tengo yo el cuerpo como para sumarle aún más desconcierto y delirio al día a día. El problema no estaba en la serie, lo que no quiere decir que la serie no tenga unos cuantos problemas (quizá más que yo). El problema era de sincronización. No es el momento. Demasiado estrés, y de eso ya tengo toneladas.

Pensé que mi reacción a 'Territorio Lovecraft' era un poco el reverso de una de las preguntas que más me hicieron durante el confinamiento: ¿Qué estás viendo estos días? ¿Qué películas te tranquilizan? El nuevo interrogante, quizá más pesimista, sería otro. ¿Qué series o películas no soportas en este momento de absoluta incertidumbre, absurdo y confusión?