24 sep 2020

Ir a contenido

Prioridades

Greta Thunberg, en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo.

AFP

La vuelta al cole de Greta

Carol Álvarez

Los ecologistas se levantan ahora de la lona como esos boxeadores que no acaban de tirar la toalla

Ha pasado casi desapercibido, pero ahora que miles de niños han dejado de ir a escuela en la vuelta al cole por la desconfianza o el miedo de sus padres, una niña que hizo del absentismo una causa política, Greta Thunberg, ha vuelto a claseUn año estuvo ausente, y su movimiento Fridays for Future, que llamaba a  vaciar las aulas cada viernes para presionar a gobiernos e instituciones sobre el peligro del cambio climático, fue barrido de las conciencias de una sociedad en 'shock' ante ucis colapsadas y morgues y hospitales de campaña improvisadas.

Usar el ecológico transporte público se volvió un riesgo para la salud pública y los coches volvieron al asfalto. Greta ha vuelto al cole, mientras arden devastadores incendios en California y Oregón pero también en Bolivia, empujados por el cambio climático. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Vapuleados por la pandemia, los ecologistas se levantan ahora de la lona como esos boxeadores que no acaban de tirar la toalla, y son varias las oenegés que han plantado cara por la vía judicial a gobiernos olvidadizos o con nuevas prioridades que están dejando en papel mojado su agenda verde. España no ha sido una excepción. 

Y cuando la Comisión Europea vuelve a la carga con borradores más ambiciosos en las exigencias ambientales, los recortes en emisiones de CO2, es difícil apostar por que esos compromisos se cumplan. Si la cumbre del clima de 2019 no logró avances significativos pese al consenso casi mayoritario, ¿qué tiene que ocurrir para que ahora sí avance la legislación y conciencia ambiental?

La lucha contra la pandemia ha desplazado la ofensiva medioambiental, al menos el ímpetu político en cambiar el rumbo apocalíptico que afrontamos. Pero virus y emergencia climática van de la mano, y atajar las consecuencias de la crisis sin remontarnos a sus causas solo nos sumergirá en un bucle de epidemias y catástrofes. 

Greta ha vuelto al cole, sí, pero su movimiento se reactiva con el otoño, convoca acciones para este mismo 25 de septiembre y promete volver a reorganizar las prioridades mundiales.