IDEAS

Gracias, Filmin

Se lee en minutos
Mario Martone.

Mario Martone.

Por si a algún despistado aún no le ha llegado la onda, Filmin es una plataforma alternativa de contenidos audiovisuales, no porque no pertenezca a ninguna multinacional sino precisamente porque no pertenece a ninguna. Gracias a Filmin, el abanico de la oferta se ha abierto de manera extraordinaria. Gracias pues, Filmin, por abrir tantos boquetes en el alto y espeso muro mediante el cual las grandes plataformas impiden el acceso al público de cientos y miles de películas infinitamente más interesantes que el 99% de lo que no ofrecen sino que imponen los poderosos de la producción y la distribución. Gracias Filmin por tantos guionistas y directores, aún más por tantas guionistas y directoras con nueva y desgarradora sensibilidad. Gracias por acercarnos a tantas culturas, a tanto talento, también y en lugar destacado por los propios, a los que tampoco tendríamos otras oportunidades de acceder. Gracias por tantos personajes de todo el mundo que, en la otra cara de los ídolos de fantasía elevada al cubo que nos tratan de hacer tragar, no son héroes sino personas, o sea seres capaces de esforzarse por ir un poco más allá del egoísmo y las emociones más primarias.

Hoy toca agradecer a la plataforma alternativa de contenidos audiovisuales 'El alcalde de Rione Sanità', de Mario Martone

Te puede interesar

Ayer o la semana pasada habría sido por otra joya, pero hoy toca dar las gracias de manera muy especial para la película de Mario Martone 'El alcalde de Rione Sanità', que adapta y actualiza la obra homónima con la que el desesperanzado pero optimista Eduardo de Filippo intentaba hacer algo más cuadrada la rueda infernal de la violencia desatada de Nápoles, la misma que aún no tiene freno, la misma que podemos conocer pero no comprender por un Roberto Saviano pero que Filippo supo explicar con la misma capacidad de genios como Dostoievski de adentrarse en el mal para encontrar chispas de bien.

Gracias 'infilmites', no pararíamos, por Albert Serra o por tantas series inglesas, francesas, germánicas o escandinavas. Y al final, no podría ser de otra manera, la humilde petición de que contrataran a un corrector de subtítulos que, entre otras pequeñeces, sepa de qué va el sistema pronominal del catalán.

Temas

Filmin