ANÁLISIS

Koeman, ¿un continuista?

Se lee en minutos
Ronald Koeman posa con la camiseta del Barça.

Ronald Koeman posa con la camiseta del Barça. / JORDI COTRINA

Con poco dinero para incorporar la fuerza y las nuevas lógicas que precisa el equipo, con escasez de profesionales expertos en vender o colocar jugadores sobrantes, con resistencias a dejar el club por parte de jugadores con salarios desmesurados y niveles medios muy fuera del mercado, se adivina la tragedia de Ronald Koeman para regenerar una plantilla que en la última temporada ha quedado en evidencia.

Se intuyen en principio algunas líenas maestras. Un papel predominante conductor de De Jong ubicándolo con los quehaceres de Messi

Parecía que las ideas de una renovación de cierta profundidad estaban claras, pero las sacudidas provocadas por el caso Messi así como sus condicionantes empiezan a dibujar de cara a esta temporada un primer equipo del Barça mucho más similar al que naufragó estrepitosamente con el 2-8 de lo que se esperaba.

Recuperar a Coutinho

Se intuyen en principio algunas líneas maestras. Un papel predominante conductor de De Jong en el centro del campo intentando ubicarle con plena compatibilidad con los quehaceres de Messi... Un intento de recuperar a Coutinho para la zona creativa ofensiva... Potenciar la capacidad desbordante de Dembelé Ansú Fati...Aclarar la función de Griezmann (o tal vez sustituirlo por un goleador más específico)..

Pero lo que se ha hundido durante la última temporada ha sido la consistencia y la intensidad , y casi nadie cree que los culpables de ello fuesen los salientes Rakitic Arturo Vidal. Intento razonar. Busquets en la selección española ha vuelto a darnos un aviso, con su deficiente partido, de que las virtudes estructurales de cara al fútbol de movilidad y velocidad que se está imponiendo ahora funcionaban --puntual, quizá definitivamente-- mejor sin él por mucho que conserve su toque y su valiosa capacidad de colocación.

Más exigencia

La impresión dominante es que Koeman se encara a una tarea de mucha más continuidad de lo que él y casi todos considerábamos idóneo. Sin duda él entrenará con mucha más exigencia y capacidad a una plantilla reblandecida y descompensada tanto en la edad como en las líneas, y esta será asimismo una cuestión fundamental.

¿Tiene Koeman las ideas? ¿Tiene los hombres idóneos? ¿Existe institucionalmente en Can Barça la moral de combate necesaria?

Pero se ignora si tiene confianza en los carrileros de que dispone (parece más bien que no mucha) y en la solidez general defensiva que puede obtener con los hombres que tiene actualmente a su cargo. ¿Qué puede proporcionarle como añadido energético Bartomeu, tan forzado y condicionado por tantas cosas, a la vista del funcionamiento del mercado y las posibilidades objetivas de la entidad?

Te puede interesar

En cualquier caso parece poco probable que entremos en una temporada  sin la dependencia peligrosamente excesiva de Messi o en la deseada normalización del juego del primer equipo en relación con lo que hacen eficazmente sobre el césped los grandes competidores internacionales de primer nivel.

¿Tiene Koeman las ideas? ¿Tiene los hombres idóneos? ¿Existe institucionalmente en Can Barça la moral de combate necesaria? ¿Cómo le continuará afectando a este club tan sensible la continuidad de la falta de impulso básico que le preside desde que juega con su estadio vacío? ¿Cómo le enredará en el día a día la más que probable etapa desestabilizadora interna que se avecina con las banderías de esas elecciones que llegan demasiado tarde y que nadie sabe hacia lo que van a conducir?