Los Presupuestos más expansivos de la historia

Hacienda prevé incorporar un chute de 20.000 millones de fondos europeos a las Cuentas del 2021

Se lee en minutos
La ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero.

La ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero. / DAVID CASTRO

La cifra no es exacta, pero la cantidad de dinero de los nuevos fondos europeos que el Gobierno espera poder incorporar en su proyecto presupuestos del Estado para el 2021 ronda los 20.000 millones. Tal vez algo más.

De los 140.000 millones que la UE ha asignado a España dentro del nuevo fondo de reconstrucción post-pandemia de la economía, aproximadamente la mitad de ellos (unos 70.000) serán en transferencias (dinero a fondo perdido) y el resto, créditos que habrá que devolver. Hay tres años para poner en marcha los proyectos acreedores de esos fondos europeos (seis años, en total, para ejecutarlos), pero el Gobierno quiere concentrar la mayor parte de la acción en los dos primeros años (2021 y 2022).

Con este propósito, el Ministerio de Hacienda espera poder incorporar en los Presupuestos del 2021 unos 20.000 millones adicionales en el capítulo de ingresos. Ello permitirá elevar en igual medida el techo de gasto del Estado, que probablemente quedará convertido en el más expansivo de la historia.

Una cantidad de este calibre equivale a elevar el 15% el techo de gasto de 131.437 millones que el Gobierno había previsto para el 2020 antes del estallido de la pandemia. Si se compara con el presupuesto consolidado de toda la administración central del 2019, por ejemplo, la cantidad adicional equivale al  6%. También es un cifra cercana a la recaudación del impuesto de Sociedades del 2019 (23.733 millones); a la de todos los impuestos especiales (21.380 millones); o a lo que el Estado gastaba en desempleo antes de la pandemia (unos 18.000 millones). La cifra de 20.000 millones casi multiplica por cuatro los algo más de 5.000 millones adicionales que el Gobierno de coalición esperaba obtener con sus subidas de impuestos, ahora pospuestas, al menos, hasta el 2023, cuando el Ejectuvo espera que se recupere el nivel de PIB previo a la pandemia.

Desde el Estado, habrá que hacer llegar parte de estos recursos a autonomías y ayuntamientos y al sector privado (vía transferencias). Pero es evidente que un chute de 20.000 millones va a permitir a Hacienda elaborar unos Presupuestos netamente expansivos, como pide la UE, que ha levantado las restricciones al déficit también para el 2021 con el fin de que los Gobiernos puedan encarar sin complejos la reconstrucción de sus economías.

Te puede interesar

Esta semana va a ser crucial para cuajar los apoyos políticos que permitan encauzar este brío de gasto en el proyecto de Presupuestos. Los plazos aprietan. El Gobierno pretende que el Consejo de Ministros pueda aprobar el techo de gasto en la semana del 15 de septiembre. Hay que dejar tiempo para su tramitación parlamentaria (en Congreso y Senado) y para la celebración de un Consejo de Política Fiscal y  Financiera (CPFF), con los responsables autonómicos, y de una Comisión Nacional de Administración Local (CNAL) , con los ayuntamientos. El objetivo es llevar las Cuentas al Congreso de los Diputados antes del 30 de septiembre, sin descartar algún posible retraso, que no puede ser mayor.