18 sep 2020

Ir a contenido

Chequeo

Turistas en el centro de València, este verano.

MIGUEL LORENZO

Entrando en el 'escenario 2'

Rosa María Sánchez

Las prevista caída del PIB del 9% podría rozar el 12% si los rebrotes del virus traen nuevas restricciones. Hay medio millón de empleos en juego

A medida que aumentan los alarmantes datos sobre contagios, al tiempo que vuelven restricciones para la actividad económica y social y mientras España aparece en la lista negra del covid de un número creciente de países (el último mazazo para el turismo ha llegado de Alemania), se abre paso el temor a una entrada en el ‘escenario 2’ de las previsiones económicas. 

Ante el elevado grado de incertidumbre que proporciona la pandemia, organismos nacionales (como el Banco de España y la Airef) e internacionales (como la OCDE y el FMI) han optado por hacer un doble ejercicio en sus proyecciones macroeconómicas. Todos ellos han incluido una previsión para el caso de una recuperación temprana y, al menos, una segunda peor, vinculada a la eventualidad de tropiezos por los rebrotes. Cada vez más se abre paso este segundo escenario y la duda es hasta qué punto se está a tiempo de taponarlo.

La diferencia no es baladí. Autoridad Fiscal (Airef) y Banco de España presentan cifras muy parecidas. En el mejor de los caso (‘escenario 1’) se proyecta una caída del PIB del 8,9% ó el 9% para el 2020 (con una recuperación incompleta en el 2021, del 4,6% o el 7,7%). El ‘escenario 2’ podría llevar, según estos organismos, a caídas del PIBdel 11,7% en el 2020.

Entre un escenario y otro median casi tres puntos de posible mayor hundimiento de la economía que tendrían una terrible factura adicional en términos de destrucción de actividad empresarial, pérdida de empleos, más paro, mayor necesidad de gasto en prestaciones y elevación de la deuda pública.

Según los cálculos de Banco de España y Airef, entre un escenario y otro existe una mayor destrucción de medio millón de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo (unos 360.000 empleos menos en términos de encuesta de población activa, pues habrá muchas personas que no perderán su puesto pero trabajarán menos horas).

Después del hundimiento histórico de la actividad y del empleo durante el segundo trimestre, las ganas de volver a la normalidad y a disfrutar tras el desconfinamiento han abierto la puerta de la recuperación económica pero también han levantado las compuertas de los contagios. Hay indicadores económicos que adelantan crecimientos de dos dígitos en el tercer trimestre pero las nuevas restricciones a la actividad y el cerrojazo al turismo hacia España que están aplicando el resto de países pueden arruinarlo. Existe el riesgo que de que estos dos últimos meses (desde mediados de julio) solo hayan sido un espejismo económico antes de un nuevo fundido en negro y el reto de autoridades y ciudadanos es que eso no suceda.