26 nov 2020

Ir a contenido

IDEAS

'Host' o la película inesperada

EL PERIÓDICO

'Host' o la película inesperada

Desirée de Fez

Pocas cosas más satisfactorias que ver cómo una película hace volar por los aires la conversación y los tópicos en torno al audiovisual contemporáneo. Aún no he tenido ocasión de ver ‘Host’ (2020), la película de terror de moda. Se estrenó en el servicio de ‘streaming’ de Estados Unidos Shudder, una fantasía, una plataforma especializada en cine de terror que ojalá llegue algún día a España. Dura solo 57 minutos. Su responsable, Rob Savage, dirigió desde la distancia durante la cuarentena a los actores, que tuvieron que ejercer a su vez de escenógrafos, iluminar lo que tenía que aparecer en el plano e incluso diseñar efectos especiales. Cuenta la historia de seis amigos que contratan a una médium para hacer una sesión de espiritismo vía Zoom. Tiene un 100 % de críticas positivas en Rotten Tomatoes y comentarios entusiastas en twitter. Y tiene pinta de ser, directamente, el mejor producto hecho durante el confinamiento que hemos visto y que veremos (de momento no tiene fecha de estreno en España).

'Host' tiene pinta de ser el mejor producto hecho durante el confinamiento que hemos visto y que veremos

¿Por qué es tan interesante que Host se haya convertido en un fenómeno? Por mil motivos, pero sobre todo porque desmonta de golpe muchos tópicos, muchos razonamientos caprichosos asumidos a saber por qué. Uno es esta cosa de decir que el cine de terror contemporáneo es demasiado pretencioso (esa etiqueta del “terror elevado” que tantísima rabia da) y no se manifiesta de una forma pura, sin –por ejemplo– coartada social. ‘Host’ se intuye juguetona, epidérmica y ejecutada con las herramientas clásicas del género aunque su envoltorio sea tecnológico. Otra cosa que destruye es la ligereza con la que afirmamos que la gente ya está harta de productos confinados (clases vía Zoom, directos de Instagram, presentaciones por videoconferencia): de lo que estamos hartos es de productos confinados mediocres, con los buenos no tenemos ningún problema. Y una tercera, la tendencia a desconfiar de las películas de menos de 90 minutos (quizá a ti no te suceda, pero es una realidad). ‘Host’ parece haber llegado en el momento adecuado para obligarnos a sacudirnos unas cuantas tonterías.