01 oct 2020

Ir a contenido

IDEAS

Por qué matan las mujeres

EL PERIÓDICO

Por qué matan las mujeres

Mónica Vázquez

Hay series que, siendo maravillosas, se pierden en el mar de la infinita variedad en la que tendemos a consumir con la ansiedad de quien lo quiere todo, sin tener tiempo para nada. Nos dejamos llevar por la marea de lo que los demás están viendo, cayendo, más que descubriendo, en nuestra última obsesión televisiva.

Algunas series simplemente pasan desapercibidas. Otras, en cambio, te atrapan con un título evocador que puede llegar incluso a superar la calidad de lo que más tarde encuentras, capítulo tras capítulo. Una serie que ha conseguido atraparme en la maravillosa complejidad de significantes y la pícara complicidad de su título ha sido ‘Por qué matan las mujeres’. Tratándose de una serie que habla de tres crímenes cometidos en una misma casa, en tres épocas distintas, podía haber llevado muchos títulos distintos, pero ha sido este el que me ha obligado a sentarme delante del televisor, cargada de dulces y cerveza, para explorar con HBO por qué, efectivamente, podrían llegar a matar las mujeres.

'Por qué matan las mujeres', de HBO, hace gala de un delicioso surrealismo narrativo que resulta cautivador para el espectador que tiende a verlo todo

Esta serie no es, ojos vista, un ejercicio estético de ideologías revolucionarias. Descansen tranquilos –a disgusto personal– aquellos que, viendo el título, sacudieron la cabeza con el desdén propio de quien no quiere aprender que las mujeres son personas. ‘Por qué matan las mujeres’ narra los devenires de tres familias que vivieron, una detrás de otra, en la misma magnífica casa a las afueras de una gran ciudad, personificando la evolución del sueño americano a lo largo del tiempo.

‘Por qué matan las mujeres’ hace gala de una deliciosa tendencia al surrealismo narrativo que resulta sencillamente cautivadora para el espectador que tiende a verlo todo. La saturación estratégica del color, el ritmo de la acción, los saltos en el tiempo y las confesiones de los personajes, hablando directamente a cámara como si de un documental de crímenes reales se tratara, hacen de esta serie una buena opción para ese sábado rebelde en el que uno no sabe que ver.

Recomiendo ver la serie con un Martini y un bloc de notas a mano. Nunca se sabe qué podemos llegar a aprender.

Temas Mujeres Series