22 sep 2020

Ir a contenido

EDITORIAL

Sumar apoyos

El Gobierno debe buscar todos los socios posibles para la imprescindible aprobación de unos nuevos Presupuestos Generales

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo (centro), conversa con el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal (izquierda), junto a otros miembros del Gobierno y de la formación naranja, tras reunirse en el Moncloa, este lunes.

La vicepresidenta primera, Carmen Calvo (centro), conversa con el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal (izquierda), junto a otros miembros del Gobierno y de la formación naranja, tras reunirse en el Moncloa, este lunes. / MONCLOA

En una situación de emergencia sanitaria y económica como la que se vive en España es comprensible que el Gobierno, que carece de la mayoría suficiente para aprobar los Presupuestos Generales por sus propios medios, busque el máximo posible de aliados para sacar adelante las cuentas del Estado y acabar así con la provisionalidad que supone prorrogar sucesivamente los presupuestos del anterior Gobierno del PP.

Cuando presente a las Cortes su proyecto presupuestario, Pedro Sánchez no puede verse de nuevo en una situación agónica como las vividas con las últimas extensiones del estado de alarma. Entonces, y ante la pérdida de otros apoyos, fue Ciudadanos quien salió al rescate. No del Gobierno ni de Sánchez, como bien aclararon sus portavoces, sino de una situación que, si se descontrolaba, podía haber producido un grave problema de salud pública.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ahora, Sánchez vuelve a tantear a Cs con el objetivo de cimentar una mayoría parlamentaria en torno a unos Presupuestos que son imprescindibles para garantizar la estabilidad política y asegurar la llegada de los 140.000 millones de ayuda europea. Un dinero indispensable para salir del bache económico en que estamos y que se refleja en los últimos datos conocidos: caída del 18,5% del PIB en el segundo trimestre y un millón de parados más, sin contar los ertes.  

No se le escapa a nadie que una posible alianza con Cs es un elemento de desestabilización en el bloque de partidos que garantizó la investidura de Sánchez, empezando por su propio socio de Gobierno. Unidas Podemos ha replicado que este tipo de acercamientos entra en conflicto con el contenido del pacto entre las dos formaciones. Pero puede haber mucho aún de teatralizando en las posiciones de los portavoces de ese bloque y el ambiente preelectoral en Catalunya también contribuye a ello. El presidente sabe, no obstante, que su obligación es buscar una mayoría presupuestaria sólida con el máximo posible de socios fiables. Y sabe que no puede desdeñar ningún apoyo. Ni el de Cs ni el del PP, si estuviera dispuesto a ello, aunque los de Pablo Casado están lejos del espíritu europeo del pacto entre diferentes.