07 ago 2020

Ir a contenido

Desde Gràcia

Preparativos en la calle de Providència. 

ELISENDA PONS

Si no fuese 2020

Sonia Andolz

Si no fuese 2020, hoy, como tantos otros días, habría salido de casa con ropa 'de fer guarnit'. Es la ropa que tengo manchada de pintura y de cola y con rasgaduras y que felizmente me pongo cada año de nuevo por esta época. Habría girado calle intentando evitar mirar de reojo a las compañeras de Verdi del Mig y sus figuras de papel maché. Seguramente, Joan -El Tiet- estaría cortando alguna madera y Roser, su mujer, cosiendo con las otras señoras sentadas a un lado de la calle.

Si no fuese 2020, habría llegado a Travessia de Sant Antoni sin ver varios carteles de 'Se Traspasa' o 'Cierre por Liquidación' en los locales del barrio. A la altura de Diamant, saludaría a Ryan, el camarero más divertido del barrio, que no habría salido en un vídeo promocional del ayuntamiento para la reactivación post-confinamiento.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Si no fuese 2020, pasaría horas y horas en la calle rodeada de mucha gente. Al principio, seríamos solo las socias más comprometidas con el Guarnit pero, poco a poco, el resto de socios y vecinos del barrio que se van apuntando. A estas alturas estaríamos ya bastante cansadas, pero contentas y felices. Nos abrazaríamos, comeríamos y cenaríamos compartiendo platos. Lloraríamos de emoción, de agotamiento, de nervios y de felicidad. Y nos secaríamos las lágrimas con la camiseta sin importar por dónde resbalan nuestras emociones.

Si no fuese 2020, Miquel no estaría a punto de cerrar su bar porque le iba muy bien. Clara no cerraría tampoco su proyecto infantil y seguiría haciendo el mundo un poco más fácil para los niños y niñas del barrio.

Si no fuese 2020, las calles serían difíciles de transitar de tanta gente que habría y los turistas, siguiendo disciplinadamente las recomendaciones de sus guías, ya merodearían por aquí en busca de indicios de 'guarnit'.

Si no fuese 2020, seguramente no habría conocido el Rebost Solidari de la calle Reig i Bonet. Can Musons seguiría siendo el lugar donde ensayarían los Castellers de la Vila y no un punto de recogida del Rebost. O quizás lo sería pero no seríamos tan conscientes de ello.

Es 2020.