02 dic 2020

Ir a contenido

IDEAS

Cartel de la película ’Kajillionairee’, de la directora Miranda July.

Miranda July y el desconcierto

Desirée de Fez

Ojalá Miranda July vuelva a arrojar luz sobre la incertidumbre. Llevo un lío increíble con cómo y cuándo podremos ver las películas que están por llegar: que si se estrenarán este año, que si esperarán al que viene, que si se estrenarán en salas, que si se estrenan directamente en plataformas, que si se programaron en un festival que nunca existió, que si se verán en festivales presenciales que igual al final son en línea, que si iban a ser la última sensación y nunca más se supo…

Ante este desconcierto general, la única película que era capaz de vislumbrar con nitidez hasta hace unos días era 'Tenet'. Lo último de Christopher Nolan venía a salvarnos a todos… hasta que empezó el baile de fechas y dejó de estar tan claro. Sumida en la desorientación, en la sensación de desconcierto que (como a todos) lleva acompañándome este 2020 y, obviamente, no solo en relación a las películas, era incapaz de pensar en algo pendiente de estreno que tuviera muchas ganas de ver. Hasta que la productora Annapurna anunciaba este miércoles el estreno en otoño de 'Kajillionaire'.

Perplejidad y asombro

Me muero de ganas de verla, no solo porque Miranda July, su directora y guionista, sea una de mis artistas favoritas, sino porque justo lo que más me interesa de su obra, tanto de sus películas como de sus libros, es precisamente su manera de abordar el desconcierto: mi vida hoy. Siempre he pensado que su manera de embellecer las cosas, desde los objetos hasta la sinuosidad del tiempo, ha hecho que muchos espectadores (no sucede tanto con su literatura, más cruda) huyan de sus películas antes de tiempo y bajo la sospecha de un manierismo casi festivo.

Pero si rasgas esa superficie, que a mí personalmente me entusiasma y no siento liviana, encuentras a una autora con una capacidad extraordinaria para convertir la perplejidad y el asombro en personajes, imágenes y diálogos. No sé cómo será 'Kajillionaire', pero dudo que esté exenta de la sagacidad y la sensibilidad de 'Julypara hablar de los resortes que activamos (la curiosidad, el apego y el desapego, la persecución o la huida del afecto) cuando la realidad se nos revela imposible de asumir.

Temas Cine