15 ago 2020

Ir a contenido

Desde Santa Coloma

Numerosos deportistas en el Parque Fluvial del Besòs, en Santa Coloma de Gramenet.

RICARD CUGAT

Alguien manda una foto al móvil, está en otra parte. Y nosotros estamos aquí, pensando en irnos

En Santa Coloma, verano significa huir. En Santa Coloma la gente huye o piensa en la fuga. Santa Coloma, lugar de acogida, ciudad diversa y amalgama de formas de ver el mundo y pensamiento diferente, que unifica su psique colectiva en cuanto comenzamos a sudar. Un solo pensamiento para, ahora sí, un solo pueblo. Queremos irnos. Hemos nacido para irnos, como decía la canción de Hawkwind de cuando todavía tocaba Lemmy con ellos. Hemos nacido también para llegar, como tanta y tanta gente que es colomense y que tiene la cabeza o el corazón en otra parte. Y que no olvida que allí no vuelve ni loco. Pero aquí estamos hablando de huir, escapar y planear el plan de fuga

Santa Coloma en verano es un hervidero de planes. Viajes modestos, aventuras exóticas, regreso al pueblo, tengo unos días, nos vamos a ir. Nos falta espacio vital, decía otra canción de los colomenses Pisando Fuerte y quizá por eso no pensamos en otra cosa que en irnos. Las terrazas de los bares, las calles siempre llenas de gente, colomenses aquí y allí con un solo pensamiento. Hay que irse. Pero cómo, si este año no sabemos, no podemos, no nos vamos, a qué nos vamos, ¿nos podremos ir? Santa Coloma y su gente este verano y sus planes de fuga imaginarios. A dónde nos vamos, si nos vamos. A dónde iríamos si pudiéramos irnos. Alguien manda una foto al móvil, está en otra parte. Y nosotros estamos aquí, pensando en irnos. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿Cuándo te vas? He vuelto. Este año. Este año va a ser difícil. Este año no está la cosa. Este año a ver qué va a pasar. Este año. Cuántas conversaciones van a comenzar este año con ‘este año’. Este año la fuga va a ser imaginaria. Este año en Santa Coloma no va a haber verano. Este año Santa Coloma se queda. No encontramos la rendija. No podemos. No debemos. Pero he mirado y creo que nos vamos con unos amigos. Por ahí. Al pueblo primero, claro. Luego al norte. Porque hemos nacido para irnos. A Santa Coloma hemos ido llegando desde siempre, pero nos vamos. Siempre nos vamos.