Editorial

Empleo en caída libre

El diálogo social que hizo posible el acuerdo para prolongar los ertes debe servir de ejemplo para afrontar todos juntos los retos de la crisis

Se lee en minutos

El Periódico

Varios establecimientos del barrio Gòtic de Barcelona, con la persiana bajada, un día laborable al mediodía de julio del 2020.

Varios establecimientos del barrio Gòtic de Barcelona, con la persiana bajada, un día laborable al mediodía de julio del 2020. / MANU MITRU

Nunca, desde que se tiene registro, ni siquiera en el punto más crítico de la crisis del 2008, se había destruido tanto empleo en España como en el segundo trimestre de este año. Más de un millón de empleos, según la encuesta de población activa (EPA), perdidos en  solo tres meses, que coincidieron con el estado de alarma y el confinamiento por el coronavirus. Las cifras, nefastas, ya venían anticipadas por los malos datos del primer trimestre. La titubeante temporada turística, torpedeada con las recomendaciones de países como el Reino Unido, Francia o Alemania a sus ciudadanos de no viajar a destinos españoles, siembran de dudas el futuro del mercado laboral en España.

El descalabro por las cancelaciones de viajeros evidencian la excesiva dependencia del turismo  de sol y playa, un desequilibrio que tendrá la oportunidad de corregirse si los fondos de recuperación de la UE se destinan a un modelo productivo más eficiente. Pero este es un reto a largo plazo, mientras que la abrupta pérdida de empleos obliga a actuaciones inmediatas, en forma de ayudas públicas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La aprobación del decreto ley de los expedientes de regulación temporal de empleo (ertes) por fuerza mayor derivada del covid-19 lograron amortiguar el desplome –a pesar de los problemas para cobrar la prestación–,  ya que fueron una alternativa al despido de millones de trabajadores. Según el INE, en el peor momento de la pandemia 3,4 millones de personas estuvieron sujetos a un erte. Aunque la paulatina vuelta a la actividad ha devuelto a sus puestos de trabajo a muchos de estos, las incertidumbres (sobre todo en hostelería y restauración) hacen prever que los ertes seguirán siendo claves para la supervivencia de empresas y trabajadores. El diálogo social hizo posible el mes pasado una prórroga del decreto ley hasta el 30 de septiembre, un plazo que con los últimos rebrotes podría tener que revisarse para no dejar en el abismo a cientos de miles de familias. En cualquier caso, el acuerdo entre Gobierno, patronal y sindicatos sobre los ertes son el ejemplo a seguir para afrontar la actual crisis. La recuperación exigirá esfuerzos por parte de todos, trabajadores, empresarios y políticos, y la cintura necesaria para negociar una solución aceptable para todas las partes.