PECCATA MINUTA

Generala Terribas

Gracias, independentista Saül, por jugarte el cargo por intentar una radio un poquito más pública

Se lee en minutos
Mònica Terribas, en el estudio de ’El matí de Catalunya Ràdio’.

Mònica Terribas, en el estudio de ’El matí de Catalunya Ràdio’. / CCMA

De mayor y mujer quiero ser Mònica Terribas: se cabrea con su jefe, y, al día siguiente, los de más arriba -la más que caducada Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals, presidida por la filósofa torrista Núria Llorach- intentan, sin éxito por ley, destituir “por pérdida grave de confianza” al no plegarse el director a las exigencias y caprichos de la 'star' que brinda a la emisora pública el 70% de su audiencia. El naufragio, vaya. Cuando un director/a de un programa comunica que deja el medio, se larga y 'apa, buenas'; pero Terribas no es una cualquiera: después de dirigir TV-3 entre 2008 y 2012, el 2013 empalma con 'Els matins de Catalunya Ràdio' por expresa voluntad de Artur Mas y en contra de la opinión de Fèlix Riera, exdirector de la emisora. Desde entonces lleva 2920 madrugadas -exceptuando agostos y fines de semana- editorializando su parte de guerra, excepto un lunes de 2017, que, con Puigdemont recién huido, optó por un fantasioso: “¡Bon dia, ciutadanes i ciutadans de la república catalana!”. Como el Barça, Mònica es más, muchísimo más -o menos- que una periodista: es la generala hertziana del 'procés'.

No creo que Terribas decidiese dimitir en solidaridad porque aquel mismo 17 de julio el juez José de la Mata enviase a juicio al clan familiar Pujol por agrupación criminal. Parece ser que la causa de su melancólico adiós fue debido a que "los mecanismos de una máquina tan exigente como Catalunya Ràdio no se pueden permitir ningún chirrido, y menos ahora". ¿Qué significa “y menos ahora”? ¿Qué se acercan inevitables elecciones y ERC se encuentra mucho mejor situada que el enésimo apaño que Puigdemont y sus ingenieros están pergeñando desde sus laboratorios belgas? Que los primeros tuiteros solidarizados con la periodista 'maltratada' por Saül Gordillo, director de CR próximo a ERC, hayan sido Puigdemont en persona y Quim Torra, su mesías en la tierra, podría avalar esta temeraria teoría.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Siempre he pensado y escrito que Catalunya Ràdio no llega ni a la suela de los zapatos en lo que a feroz parcialidad se refiere -exceptuando excesivas actitudes y guiños proindepes en su magazines matinal y de tarde- a la pétrea TV-3 de mis amores. Gracias, independentista Saül, por jugarte el cargo por intentar una radio un poquito más pública. A finales de septiembre se convocará un concurso para sustituirles a él y a Sanchis, guionista de TV-3. ¿Quién decidirá? ¿Los caducados?