05 ago 2020

Ir a contenido

ANÁLISIS

Zidane sonríe a la conclusión de un reciente encuentro de Liga

SERGIO PÉREZ (REUTERS)

La vacuna es Zidane

Mónica Marchante

Cuando Zidane aceptó regresar al Real Madrid hace año y medio su decisión me pareció un riesgo innecesario para quien había colocado al equipo blanco más alto que nadie ganando tres Champions consecutivas. ¿Qué necesidad de arriesgar? Ni siquiera su espantada en el verano de 2018 había restado un ápice de veneración del madridismo hacia Zinedine.

El tramo final de la pasado liga fue un viacrucis que sembró muchas dudas sobre la capacidad del francés para devolver al Real Madrid al camino del éxito. Reconstruir sin que se cumplan ciertos requisitos es imposible. Llegó a decir Zizou en julio de 2019 sobre una inminente salida de Bale que “no ha sido convocado porque el club está tratando su salida. Si se produce mañana, mejor”. No fue mañana ni pasado. Un año después Gareth dormita escondido tras su mascarilla cada tarde de partido en la grada o juguetea a los prismáticos por el módico precio de 17 millones de euros netos. Ni rastro de su fútbol. Ya no tiene siquiera la oportunidad de ser un atleta, como le definió hace años Guardiola.

Zidane ha gestionado este “marrón” como sólo él es capaz. Con esa paz que le adorna acompañada de una determinación pasmosa. Caso parecido el de James. O el de Jovic, un fracaso del que nadie hablará porque el éxito lo tapará todo.

¿En quiénes se ha sustentado el resurgir del equipo tras el confinamiento? En una columna vertebral formada por el mejor Courtois, un gran Sergio Ramos, empeñado en que su renovación sea prioritaria, un indiscutible Casemiro (pese al despiste de Granada) y un gigante Benzema ,dispuesto a devolverle a Zidane todo lo que el técnico le dio en tiempos difíciles. Todos estaban antes, sí, pero Zizou les hace mejores.

Ni Bale, ni James, ni Asensio ni Isco ni Jovic…ni Hazard! Mucho dinero en fichas con poco rendimiento. Por eso Zidane tiene mucho mérito. El mismo que demérito tiene el Barça, que como por fin reconoció Luis Suárez esta semana, ha dejado escapar esta liga. ”No hay que buscar excusas” cerró el uruguayo. Vaya palito para quienes quieran echarle la culpa de todo al VAR. No cuela. Mejor busquen a su Zidane.